Por Obed Campos

Ya tarde anoche me cayó una nota del periodista David Casas, en el que reseña que hay un cuarto aspirante a ocupar la candidatura de Morena en pos de la gubernatura de Nuevo León.

Sí señor, sí señora, un tal Fernando Ábrego, quien dice que ya en pasados procesos ha sido candidato, levantó la mano y declaró “esos Tatianos que andaban por ahí, pues aquí estamos, el sustituto, de una vez, ¿cómo ven? Creo yo que podría ser la sustitución por ahí”.

Esta declaración la realizó al participar en una reunión en una plaza pública del centro de Monterrey y agregó: “Hay que decirlo, Morena no es el castillo de la pureza, pero no queremos un Mugrena, hay que decirlo, hay malos, son nefastos, ni modo, es lo que hay y contra ellos estamos luchando”.

Ábrego es el tercero que dice “yo” junto a Rafael Zarazúa y Mario Fernández o cuarto, si tomamos en cuenta a Clara Luz Flores Carrales, alcaldesa aún de Escobedo, Nuevo León, “delfín” (o “delfina” más bien) del alto mando morenista.

Así que sugiero que a las entradas al área metropolitana de Monterrey mandemos poner sendos anuncios muy claros que advierten a los automovilistas del riesgo de atropellar a un suspirante o precandidato o precandidata. No vaya a ser.

ENCUERDADA


Mis insiders (en español, piteros) de Morena a nivel nacional me cuentan que quien anda encuerdada con ser candidata a la alcaldía de Monterrey es la diputada federal Paola González, quien instaló este fin de semana una casa de gestoría en la colonia Más Palomas, al sur de la ciudad.

No tendría nada de malo que Paola maneje las intenciones de su corazoncito, salvo que los electores quienes votaron por ella están en Juárez, Pesquería y Cadereyta… Municipios no muy lejanos, pero tampoco tan cercanos.

Dicen que ella fue una de las obradoras quienes coordinaron los zafarranchos del domingo contra Mario Delgado. Es que muchos la consideran la operadora y segunda de Tatiana Clouthier.

La diputada Paola olvida que su lugar es como representante del pueblo quien la eligió, se ha dejado ver como incondicional de los grupos en Morena, votando todas las iniciativas a favor de su partido y contra los nuevoleoneses.

Basta recordar que ella fue quien se grabó apoyando a Fernández Noroña en la campaña altisonante del aficionado al juego en Las Vegas, contra de los nuevoleoneses. Así que una legisladora quien se dice feminista y aplaude los insultos del misógino de Noroña no es lo más congruente que digamos.

LAS CUENTAS DE LA LECHERA

Oiga es que haciendo números, la autollamada coalición “Juntos Haremos Historia en Nuevo León” busca quedarse con 26 alcaldías de las 51 que hay en el estado, uniendo fuerzas Morena, el Partido del Trabajo, el Partido Verde Ecologista.

Y aquí le va quien lleva mano en qué municipios para poner candidatos:

El Partido del Trabajo impondrá aspirantes para Monterrey, García, Pesquería, Vallecillo, Zuazua, Montemorelos y Zaragoza. Ojo, en Montemorelos sería reelección de Morena, porque el alcalde, Luis Fernando Garza Guerrero “El Dragón”, es un morenista de muy pobres resultados.

El partido del presidente López, Morena, impondrá candidato en Guadalupe, Apodaca, Santiago y Linares.

En tanto que por el Partido Verde, habrá candidatos para San Nicolás, San Pedro, Santa Catarina, Juárez, Cadereyta, El Carmen y Ciénega de Flores.

Donde no se pusieron de acuerdo fue en cuanto a Escobedo, Salinas Victoria, General Terán, Ocampo, Bustamante, Los Aldamas, China y Allende.

En cuanto a la contienda por las diputaciones locales, la coalición se repartió y pondrá el candidato, como sigue:

El PT por los distritos 1, 2 y 11. Morena por los distritos 5, 7, 16 y 26 y el Verde por los distritos 20, 22 y 23. No se pusieron de acuerdo en cuanto a los distritos 17, 24 y 25 y cada partido pondrá candidato sin coalición en los distritos 3, 4, 6, 8, 9, 10, 12, 13, 14, 15, 18, 19y 21.

Por si le interesa los distritos locales en el municipio de Monterrey son el 1, 2, 3, 4, 6, 8, y una parte del 11 y poco muy poco del 20.

Pero como en el reparto bucanero Monterrey quedó bajo el mando del PT, el gallo para la alcaldía del partido de la familia Anaya se llama Santiago González Soto, periodista y actual diputado federal por ese partido.

Como ya lo he dicho, no hay que perder de vista a Guillermina Alvarado, quien en asuntos de Nuevo León se ha convertido en la mano derecha de Mario Delgado.

obed@sdpnoticias.com
@obedc