A efecto de blindar la compra-venta de autos seminuevos, el Instituto de Control Vehicular presentó el Dictamen de Registro Vehicular (DRV).

Mediante la firma de un convenio con la Asociación de Distribuidores de Automotores de Nuevo León (ADANL) y la Asociación Regiomontana de Comerciantes en Automóviles (ARCA), el documento oficial emitido por el ICV y tramitado por los comerciantes valida vehículos usados en venta.

En rueda de prensa, Rubén Zaragoza Buelna, director del ICV, detalló que al año poco más de 200 mil personas tramitan cambio de propietario tras adquirir un automóvil seminuevo.

Proceso que, dijo, muchas veces se presta a engaños o fraudes por parte del vendedor a los compradores.

“Este dictamen brindará a los consumidores seguridad, certidumbre y confianza al adquirir un vehículo, puesto que ha pasado por una serie de revisiones y validaciones realizadas por el ICV con diversas autoridades públicas”.

“Ello sin representar un trámite o gasto adicional, pues los encargados de tramitar el DRV son las agencias o establecimientos dedicados al comercio de vehículos seminuevos, a través de las asociaciones que aquí nos acompañan”, explicó.

El DRV garantizará que los vehículos que se comercializan en agencias, lotes y otros establecimientos formales dedicados a este rubro cuentan con documentos legítimos, no presenten adeudos con el ICV, SAT, IMSS u otras autoridades fiscales, y se encuentran legalmente en el país.

Además de verificar en la Fiscalía General de Justicia del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública que no tengan reporte de robo o participación en algún hecho delictivo.