“La mitad de los mexicanos es diabética. La otra mitad también, pero no lo sabe.” // El Jilguerillo de Allende

Por Obed Campos

En la mesa y la sobremesa de esta mañana fría de viernes decembrino en Monterrey hay nada más dos temas que se debaten.

El primero, por el que muchos y muchas se rasgan las vestiduras es la ley seca de fin de semana que nos aplica el gobierno estatal de aquí al menos a tres sábados y domingos, para combatir el llamado efecto manada, es decir, las aglomeraciones humanas a las cuales se culpa del fuerte rebrote de SARS-CoV-2 como se llama científicamente el Covid-19 que nos azota, no se asuste más por el nombrecito.

El segundo tema fuerte, no tiene tanto de trend topic y es el que se refiere a las precandidaturas a la gobernación de Nuevo León. Muchos ya levantaron la mano, pero oficialmente solo hay tres candidatos: Clara Luz Flores Carrales, quien a estas horas ya debe de haberse registrado ante las autoridades electorales, Adrián de la Garza Santos, el cual mañana pedirá licencia como alcalde de Monterrey y el senador con licencia Samuel García Sepúlveda.

Pero como dice el bardo, los mexicanos nos dividimos en dos clases, los que padecemos de diabetes conscientemente y los que no sabemos pero estamos de azúcar ahora sí, que con perdón suyo, hasta el chongo.

Por eso es que la fuerza de la discusión no es política, sino por ver quién va a hacer la larga cola a las afueras de la tienda para comprar las cheves…

Aunque, sinceramente, con esa medida nada más ganarán los que controlan el mercado negro, como siempre y como ya nos pasó en esta emergencia.

Aclaremos un punto: No va a haber vacuna que valga si no nos acostumbramos a la disciplina del cubre bocas, la sana distancia y todas las recomendaciones de los médicos sensatos. Aunque qué se puede esperar del pueblo, si el que predica con el mal ejemplo desde el púlpito mañanero desde donde manda la señal de que no se ocupa el tapabocas…

Y de nuevo pagaremos los justos por los pecadores amontonados…

obed@sdpnoticias.com
@obedc