Aunque el perro es conocido como el mejor amigo del hombre, a veces, el hombre es el mejor amigo del perro, así lo demostró esta persona que arriesgó su vida por salvar a su mascota del ataque de unoso de 160 kilogramos. 

Todo ocurrió la noche del miércoles 2 de diciembre, cuando Kaleb Benham se encontraba en su casa de la localidad californiana de Grass Valley, y de pronto escuchó ruidos extraños que venían desde su jardín. Al salir para ver de qué producía los raros sonidos, encontró a su perro, un pitbull marrón llamado Buddy, que estaba siendo atacado por un inmenso oso pardo.

Al ver el ataque, Kaleb corrió hacia donde transcurría la escena entre los dos animales, embistió al oso, lo tomó de la garganta y lo empezó a golpear en la cara y la cabeza, hasta que finalmente soltó a su perro.

Al revisar a su mascota, encontró que tenía heridas muy graves en su cabeza. La desesperación de Benham aumentó cuando descubrió que había muchas veterinarias cerradas por tratarse de la noche anterior al día de ‘Acción de Gracias’.

Finalmente, pudo encontrar una clínica veterinaria abierta, donde su mascota fue atendida de emergencia. El pitbull estuvo cuatro horas en cirugía, donde le cosieron la cabeza en varios puntos y le pusieron un tubo para que drenara el líquido se había acumulado entre la piel y el cráneo.

Después del ataque, la hermana de Benham, Katelyn, abrió una cuenta en la plataforma ‘GoFundMe’ para poder recaudar 2278 dólares para la operación y el tratamiento médico del perro.

Buddy significa todo el mundo para Kaleb y es su mejor amigo. Estamos pidiendo ayuda para cubrir la factura del veterinario y las próximas citas con los profesionales”, escribió la mujer en la plataforma.