El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) determinó que Telcel deberá desbloquear los teléfonos celulares con pospago o planes mensuales, aunque se cancele el contrato,  y emitir un contrato diferente por la adquisición del equipo y del plan, como parte de la revisión bienal de las medidas asimétricas de América Móvil.

La dependencia federal impuso nuevas reglas a la empresa de Carlos Slim, que buscan la libre elección de usuarios para elegir a su operador de telefonía, prestación de servicios mayoristas y mecanismos de supervisión.

Entre estas medidas está el facilitar el desbloqueo de equipos terminales, prevenir cargos no deseados a usuarios y prohibir la diferenciación de tarifas on-net y off-net y mejorar la eficacia del Sistema Electrónico de Gestión.

Sobre el desbloqueo de terminales o teléfonos móviles el IFT explicó que se deberán celebrar dos contratos: uno por el servicio y otro por la compra del dispositivo. 

Con esto el usuario podrá cancelar el contrato y cambiarse a otra compañía y mantener su contrato por el equipo con Telcel. Para este fin la empresa deberá desbloquear el equipo a los 6 meses de comenzado el contrato de compra.

Aunado a ello Telcel deberá ofrecer la opción de comprar un smartphone desbloqueado y el agente preponderante deberá añadir información sobre descuentos y subsidios, así como liquidación anticipada.

Telcel suele ofrecer equipos con plazos forzosos de 12 a 24 meses, y mientras duran estos el equipo no puede ser desbloqueado. Esto impide el ejercicio de flexibilizar las condiciones de portabilidad para promover la competencia, por ende las nuevas reglas del IFT.

Además, América Móvil deberá cancelar los servicios promocionales cuando acabe su plazo y no podrá aplicar tarifas ni condiciones de calidad en el servicio diferentes en las llamadas de sus usuarios, en función de si terminan dentro o fuera de su red.