Por Jorge Narváez

A pesar de las circunstancias, Tigres Femenil demostró ser superior a Rayadas y capaz de no desesperarse ante las fallas arbitrales de Francia González en el primer juego de la Final. Muchos equipos quisieran tener a las jugadoras de Tigres. Con su buen ambiente dentro de vestidores. Compartir momentos fuera de la cancha. Capaces de solucionar problemas en el terreno de juego y mantenerse como el mejor club de la Liga.

Las felinas tienen todo para ganar. Un marcador a su favor que, si bien no es muy abultado y puede ser remontable, también van a cerrar en casa, y esto, anímicamente, juega a favor de las comandadas por Roberto Medina.

En la Ida la árbitro central tal parece que tenía la encomienda de perjudicar a Tigres al no marcar dos penales y anular un gol, que de acuerdo a las repeticiones de la televisora era legítimo. Quizá instalar el VAR en la femenil sería una buena inversión para errar menos en los partidos. Pero bueno, con todo y las malas decisiones de Francia, el plantel pudo salir adelante.

Y si volteamos a ver a la categoría varonil también podemos observar que tienen un camino fácil para lograr la tercera liga que les falta para ser igual que Rayados: la Concachampions. Tuvieron tiempo suficiente para preparar la estrategia a presentar en Florida y avanzar sin complicaciones. Quizá la final sería entre dos clubes mexicanos. Un escenario podría ser Tigres contra América, pero la situación anímica de las Águilas, sumándole las bajas, no serían un candidato fuerte. El otro escenario puede ser con Cruz Azul, pero ellos… pues siguen dolidos.

Los felinos pueden rescatar el semestre con la Concachampions y la Liga Femenil. Si eso pasa, ¡cuidado!, porque nuevamente serán los candidatos fuertes para el siguiente torneo.

Fotografía: Karina González/ ONCE Diario

@SoyJorgeNarvaez