Científicos de la Universidad Northwestern, en Illinois, crearon al primer robot blando hecho por un 90% de agua; este se mueve a través de una fuente de luz y camina direccionado por un campo magnético giratorio extremo, por ello no necesita de un hardware computarizado, electricidad, ni sistemas hidráulicos.

El robot mide tan solo un centímetro, y está hecho de un material vivo” que le permite caminar a la velocidad humana, recoger y transportar cargas, e incluso bailar mientras realiza sus actividades, ya sean en agua, bajo tierra o lugares estrechos

“Los robots tradicionales suelen ser máquinas pesadas, con gran cantidad de hardware y electrónica, que no pueden interactuar de forma segura con estructuras blandas, incluidos los seres humanos. Hemos diseñado materiales blandos con inteligencia molecular, para permitirles comportarse como robots de cualquier tamaño y realizar funciones útiles en espacios diminutos, bajo el agua o incluso bajo tierra”. Samuel I. Stupp, integrante del equipo de trabajo en la etapa experimental.

Su forma asimila la de un pulpo, pero con solo cuatro extremidades, y de acuerdo con sus creadores, su funcionalidad apunta a catalizar diferentes reacciones químicas.

Asimismo, se cree que más adelante el robot podría llegar a tener funciones médicas, pues será útil para para administrar bioterapéutica o células a tejidos específicos con precisión.

Avances de este robot blando

Otros robots blandos similares tienen una respuesta mucho más tardía, pues se mueven en escala de minutos, y este se mueve a un paso por segundo, misma velocidad que un humano.

Además, esta nueva invención cuenta con una red molecular que, como ya se mencionó, está compuesta casi en su totalidad por agua, y sus partes le permiten responder a la luz e incluso expulsar agua desde su interior.