Luego de la incertidumbre generada por la aparición de una nueva cepa de coronavirus en Reino Unido y que provocó algunas restricciones en Europa, el peso sufrió una caída de 2.42% frente a los 19.9355 pesos por dólar del precio de referencia del viernes pasado, al ser cotizada en 20.4185 unidades por dólar. Aunque minutos más tarde moderó su pérdida este lunes 21 de diciembre.

Sin embargo, previamente el tipo de cambio alcanzó hasta los 20.6510, lo que representó una caída de hasta 3.59%  del peso, según datos de Refinitiv Eikon.

La caída del precio del peso mexicano se presenta a la par de la volatilidad que están presentado diversas divisas a nivel mundial por la nueva cepa del coronavirus, dijeron analistas de Monex en una nota a clientes.

Por su parte, Citibanamex vende el dólar en 20.62 pesos, mientras que Banorte lo hace en 20.20, BBVA México en 20.45, Santander en 19.95 y Banco Azteca en 19.76 unidades.

Incertidumbre en mercados por nueva cepa de coronavirus

El grupo financiero mexicano, Banco Base explicó que la nueva cepa de coronavirus detectada en Reino Unido revivió la incertidumbre en los mercados, lo que ha obligado a que varios países de Europa cierren sus fronteras.

El secretario de Salud de Reino Unido, Matt Hancock, advirtió que la nueva cepa de coronavirus está “fuera de control”, por lo que las autoridades decidieron bloquear la entrada y salida de las personas en Londres y el sudeste de Inglaterra. Además, se darán reuniones de emergencia para atender la cuestión sanitaria en dicha región.

A pesar de que varios países europeos han cancelado sus vuelos provenientes de Reino Unido, México esperaría el arribo de más de 40 vuelos desde Londres, programados entre el 22 y el 26 de diciembre, la mayoría de ellos de conexión.

Entre los países que anunciaron el cierre de fronteras con Reino Unido para evitar la inclusión de esta nueva cepa en su territorio se encuentran: Países Bajos, Francia, Alemania, Bélgica, Italia, Irlanda, Austria, Portugal, República Checa y Bulgaria.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo que de acuerdo a información preliminar “la nueva cepa podría ser más contagiosa y podría afectar la efectividad de ciertos métodos de diagnóstico”. Sin embargo, la OMS apuntó que todavía no hay evidencia 100% confiable del cambio en la gravedad de la enfermedad.