México buscaría extraditar a involucrados en el operativoRápido y Furioso‘, por el que se introdujeron armas a México entre 2009 y 2011 con la intención de rastrear a integrantes del crimen organizado.

Muchos de los involucrados en el operativo ‘Rápido y Furioso’ se encuentran en libertad en Estados Unidos, en el marco de un polémico episodio histórico de la relación bilateral en materia de seguridad.

Según una investigación periodística de la que da cuenta la agencia RT, fueron 20 los implicados en el caso de tráfico de armas y 15 de ellos se encuentran en libertad actualmente.

Operativo ‘Rapido y Furioso’

México estaría buscando la extradición de involucrados en el operativo denominado ‘Rápido y Furioso’, el cual fue iniciado por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Se introdujeron más de 2 mil armas a México con chip para vender a presuntos criminales y dejarlas pasar hacia la frontera para poderlas rastrear y darles seguimiento, esperando identificar a los responsables del tráfico de armas que posteriormente irían a dar a manos de narcotraficantes.

En el fallido operativo ‘Rápido y Furioso‘, la ATF permitió que 2 mil 500 armas se compraran ilegalmente y se transportaran a México, donde grupos de narcotraficantes fuertemente armados combatían entre ellos y con autoridades por el control de las calles desde hace varios años.

Fuera de prisión involucrados en ‘Rápido y Furioso’

Por el fallido operativo ‘Rápido y Furioso’ hubieron 20 implicados, de los cuales 15 gozan de libertad, situación que ha conducido a México a buscar una extradición de los involucrados desde Estados Unidos.

De acuerdo con RT, si bien, varios implicados están libres de cargos luego de que enfrentaron condenas menores, el Buró Federal de Investigaciones estadounidense (FBI) los tiene vigilados.

En este marco, dice la agencia con base en información de un diario mexicano, el Gobierno de México prevé solicitar la extradición de algunas personas involucradas en el operativo ‘Rápido y Furioso’.

Y es que mientras en Estados Unidos la portación ilegal es castigada con sentencias laxas, que van de uno a 10 años de prisión, en México dicho delito puede alcanzar penas de hasta 30 años en prisión.