Reino Unido y Sudáfrica han entrado en polémica por la nueva cepa del coronavirus Covid-19 descubierta recientemente y que ha puesto al mundo en alerta.

Los ministros de salud, tanto de Reino Unido como de Sudáfrica ha emitido cada uno su versión sobre la nueva cepa del coronavirus identificada en los dos países, así como su peligrosidad.

El ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, dijo que la nueva forma del virus de Sudáfrica era “altamente preocupante, porque es más contagiosa y parece haber mutado más que la identificada en el Reino Unido”.

Cepa de Sudáfrica no es más peligrosa que la de Reino Unido

En la polémica que ha surgido entre Reino Unido y Sudáfrica por la nueva cepa del coronavirus Covid-19, el ministro sudafricano de Salud, Zwelini Mkhize, dijo que no hay pruebas de que la variante sudafricana sea más peligrosa o contagiosa que su prima británica.

Asimismo, dijo que tampoco hay pruebas de que la nueva cepa esta cause una forma más grave de la enfermedad o aumente la mortalidad, frente a la variante del Reino Unido o cualquiera de las mutaciones identificadas en todo el mundo.”Actualmente, no hay pruebas de que la 501.V2 sea más contagiosa que la variante del Reino Unido, como sugirió el ministro británico de Salud”Zwelini Mkhize

Mutación de Reino Unido se desarrolló antes que la de Sudáfrica

Luego de que el ministro británico de Salud dijo que la nueva cepa del Covid-19 de Sudáfrica era más contagiosa que la identificada en su país, Zwelini Mkhize dijo que esas el declaraciones “pudieron haber creado la percepción de que la variante sudafricana fue un factor importante en la segunda ola en el Reino Unido, lo que no es el caso”

En el marco de la polémica que se ha creado entre las autoridades de salud de Reino Unido y Sudáfrica, Zwelini Mkhize agregó que los elementos de la investigación demuestran que la mutación británica se desarrolló antes que la sudafricana.

En este sentido, el ministro sudafricano lamentó la decisión de prohibir los viajes entre el Reino Unido y su país, toda vez que “no hay elementos que demuestren que la cepa sudafricana es más patógena que la cepa británica”, y esto es lo que motivó esta medida.