Previo a los festejos de Fin de Año, miles de conductores se volcaron ayer a los módulos drive thru en busca de realizarse la prueba de Covid-19.

Desde una noche anterior comenzaron a formarse largas filas de quienes, en su mayoría, salieron a festejar la Navidad en grande y ahora presentan algún síntoma del virus.

Uno de los de mayor afluencia fue el punto ubicado en San Pedro, pues más de 100 vehículos esperaban su apertura durante la mañana, arrasando en un par de horas con los reactivos disponibles.

Se observó que la fila rodeaba el Auditorio San Pedro, desde la  calle Manuel Santos, continuando por Avenida Humberto Lomo, y Avenida Morones Prieto.

Similar en el caso del drive thru en Morelos, al centro de Monterrey, a donde las personas acuden por la inmediatez para, de resultar negativos, continuar con las fiestas de Año Nuevo.

La fila, que obstruía el intenso tráfico sobre Zaragoza, se extendió hasta Juan Ignacio Ramón girando al poniente y continuaba hasta llegar a Cuauhtémoc.

Si bien usualmente es el módulo con mayor afluencia, esta es la primera vez que registra tal dimensión, por lo que muchos automovilistas ya no alcanzaron.

A Sendero también acudieron muchas personas desde tempranas horas.

Aunque la hora de cierre es a las 15: 00 horas, para el mediodía ya no habían terminado las pruebas.

Será hasta mañana, a las 8: 00 horas, cuando los módulos reinicien operaciones.

El 1 de Enero permanecerán cerrados.