La contaminación que se vive en el área metropolitana de Monterrey, influye en el Covid-19 y en las complicaciones que se deriven.

Amalia Becerra Aquino, subdirectora del Hospital Metropolitano señaló los altos valores de contaminación influye en la enfermedad.

“La contaminación ambiental no solo la de las refinerías, sino la que tenemos en todas las grandes ciudades como el área metropolitana de Monterrey, claro que puede incidir, no solo en Covid sino en las infecciones respiratorias en general”, dijo.

“En los pacientes alérgicos en general, influye sí como en cualquier infección respiratoria”, añadió.

Por su parte, el Secretario de Salud en Nuevo León, Manuel de la O Cavazos señaló “debemos de cuidarnos. El flujo de aire acondicionado es un factor que incrementa el riesgo de contagios de Covid-19, la recirculación del virus”, 

“¿Qué debemos hacer? Pues abrir las ventanas, incluso, en algunas ocasiones nos causa incomodidad por haber mucho calor en Nuevo León, pero hay que abrir las ventanas para que exista una buena ventilación. 

“La mala ventilación en espacios cerrados es factor decisivo si el contacto se mantiene en situaciones prolongadas”, añadió

DEBILITA SISTEMA INMUNOLÓGICO

La contaminación del aire debilita los sistemas de defensa del organismo, el sistema inmunológico.

El Instituto Nacional de Salud Pública determinó mediante un estudio que la contaminación provoca que enfermedades bacteriales o virales como la covid se presenten con más frecuencia y mayor gravedad. 

El investigador Horacio Riojas señaló “es como si el SARS-CoV-2 llegara a las personas que tienen un sistema inmunológico debilitado, con menor capacidad de responder adecuadamente”, 

“En México prácticamente ninguna ciudad o muy pocas cumplen con las normas de calidad del aire para métricas anuales. Es decir, con lo recomendado por la OMS o por las Normas Oficiales Mexicanas”, refirió.

FOCOS ROJOS POR CONTAMINACIÓN

En Monterrey, Mexicali, Tula, la Ciudad de México, Toluca, y Salamanca, se advierten focos rojos en de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública.

El Covid-19, tiene un terreno fértil para propagarse donde los niveles de contaminación son más altos, pues son lugares propicios para que sea más letal, aunado a que con la llegada del invierno hace un caldo de cultivo que exacerba el riesgo.

El Instituto Nacional de Salud Pública analizó la relación entre la contaminación crónica, aguda y las muertes por el nuevo coronavirus, indica que la mortalidad por Covid se incrementa alrededor de 8 por ciento por cada microgramo por metro cúbico de partículas suspendidas.

El investigador Horacio Riojas señaló que la explicación que encontramos para esto es que la contaminación del aire lo que hace es impactar o debilitar los sistemas de defensa del organismo, el sistema inmunológico.

“Esto provoca que enfermedades bacteriales o virales como Covid se presenten con más frecuencia y mayor gravedad. Es como si el virus SARS-CoV-2 llegara a las personas que tienen un sistema inmunológico debilitado, con menor capacidad de responder adecuadamente”, explicó 

“Los resultados preliminares de la investigación, apuntan a que, en el caso de las ciudades mexicanas, los dióxidos de nitrógeno tienen una mayor influencia en la tasa de mortalidad por Covid que las partículas”, agregó.

“Las ciudades que tienen más altos niveles de contaminación por partículas suspendidas de 2.5 micras (PM2.5) son Monterrey, Mexicali, Toluca y la Ciudad de México, pero también la zona de Tula y algunas zonas de Guanajuato, como Salamanca, tienen los problemas más importantes de contaminación del aire”, refirió.

Riojas señaló que a nivel mundial se observa que las ciudades donde previamente se tenían niveles de contaminación más altos son las que tienen las tasas de mortalidad más altas por el nuevo coronavirus. 

La incidencia y riesgo de morbimortalidad por covid-19 aumenta con la exposición crónica y aguda a contaminantes, particularmente a material particulado (PM2.5, PM10) y dióxido de nitrógeno.

“Ahora vemos que un problema crónico que teníamos, que es la contaminación del aire, que genera lo que nosotros llamamos muertes evitables, sobre todo en personas que tienen alguna enfermedad crónica, se viene a complicar por la pandemia, porque los dos factores de riesgo inciden en las enfermedades respiratorias y en las enfermedades cardiovasculares”.

“Además, hemos visto que interactúan entre ellos, así es que la contaminación contribuye a incrementar la mortalidad por Covid”, insistió.

RIESGO EN INVIERNO

Riojas informó que de aquí a enero, febrero, se va a conjuntar el tema de bajas temperaturas, las partículas suspendidas, con la presencia del virus.

“Así que durante las siguientes semanas tendremos todos estos factores que venimos arrastrando, más este nuevo, que ponen en mayor riesgo a las personas, sobre todo a las más vulnerables”, alertó.

El especialista planteó que la población no debe bajar la guardia al mantener las medidas de protección contra el virus SARS-CoV-2 y tomar acciones para disminuir la emisión de contaminantes y evitar la exposición a éstos.

“Habría que tratar de mantener algunas medidas como la disminución de la flota vehicular circulando. Eso de alguna manera juega a favor de la prevención, de la disminución de emisión de contaminantes, y también de la exposición”, comentó.

CONTAMINACIÓN EN INTERIORES 

La mala calidad del aire en el exterior es un riesgoso enemigo para la salud de sus habitantes, pero con la pandemia del Covid-19 se ha encendido otra alerta: la contaminación en los interiores de trabajos y viviendas.

Especialistas en temas ambientales y médicos alertan que la contaminación que se genera y queda atrapada adentro de edificaciones nuevas o de muchos años por una mala ventilación, termina por afectar la salud y, en el caso del coronavirus, aumenta el riesgo de contagios.

“En la Ciudad -que se caracteriza por los climas extremoses común que los inmuebles operen con climas artificiales, que sólo ciclan el aire y multiplican los contaminantes en el interior por carecer de un sistema de ventilación”, explicaron.

Andrea Castillo, especialista en temas ambientales señaló “en México lo más común es que sí cuentan con sistemas de enfriamiento, pero no hay sistemas de ventilación adecuados y entonces no está entrando aire fresco”.

“Tener una buena ventilación implica consumo de energía, implica equipos. Entonces, muchos por ahorrarse algunos pesos, pues solamente ponen climas o aire acondicionado. Entonces, el aire que entra no es nuevo, se va ciclando en los circuitos del interior del edificio”.

Castillo manifestó que al ciclarse el aire, los contaminantes, como partículas y compuestos orgánicos volátiles de materiales, se empiezan a multiplicar adentro de las edificaciones.

En este sentido,Ulises Treviño, director de Bioconstrucción y Energía Alternativa, dijo que, aunque no se conoce de algún censo o investigación, estima que entre el 10 y 15 por ciento de los edificios del área metropolitana tienen contaminación o condiciones fuera de parámetro.

Señaló que ante el crecimiento vertical en la Ciudad, cada vez se toman más en cuenta sistemas eficientes de reciclaje y purificación interna de aire, y de filtración del aire exterior, pero aún hay muchos inmuebles con equipos obsoletos.

“Yo te podría estimar que al menos 10, 15 por ciento digamos de los edificios, tienen condiciones fuera de rango”, indicó. “1 de 10 lugares está fuera de parámetro”.

Comentó que un gran reto para el área metropolitana a la hora de aprovechar el aire exterior para la ventilación, es precisamente la contaminación atmosférica.

GRAFICA

·         La incidencia y riesgo de morbimortalidad por covid-19 aumenta con la exposición crónica y aguda a contaminantes (PM2.5, PM10) y dióxido de nitrógeno

·         La mortalidad por Covid se incrementa alrededor de 8 por ciento por cada microgramo por metro cúbico de partículas suspendidas.

CIUDADES MÁS CONTAMINADAS

Las ciudades que tienen más altos niveles de contaminación por partículas suspendidas de 2.5 micras (PM2.5) 

·         Monterrey 

·         Mexicali

·         Toluca 

·         Ciudad de México

·         Tula 

·         Guanajuato

·         Salamanca