Cuando se llevaba a cabo una fiesta rave de música electrónica con más de 400 asistentes en el municipio de Santiago, la Secretaría de Salud de Nuevo León suspendió el evento, clausuró el lugar y aplicó una multa de un millón y medio de pesos al propietario de la quinta.

Fue durante la madrugada de este domingo cuando personal de Fomento y Regulación Sanitaria en coordinación con Fuerza Civil y la policía municipal se presentaron en la Quinta “El Luca”, dicho lugar ubicado por la Carretera San Mateo rumbo a la Presa de la Boca.

Al momento en que llegaban las autoridades había una gran cantidad de personas disfrutando de la música sin tomar en ningún momento las medidas sanitarias y mucho menos la sana distancia.

Las autoridades estatales con la ley en la mano solicitaron parar la música y de inmediato los organizadores ordenaron el desalojo del lugar.

Los asistentes ante el temor de ser capturados de inmediato abordaron sus coches para emprender la huida.

En el lugar, el personal de salud encontró hieleras en donde vendían las bebidas alcohólicas, un área vip.

En otros sectores de la quinta, algunos de los asistentes habían colocado hasta tiendas de campaña, pues a decir de algunas personas, la fiesta duraría toda la madrugada.

Consuelo Treviño Garza, subsecretaria de Prevención y Control de Enfermedades dijo que están investigando a los organizadores del evento para llegar hasta las últimas consecuencias.

“Llevamos a cabo un operativo que inició pasada la una de la mañana, se realizó gracias a la coordinación de la Secretaría de Salud, de Fuerza Civil y de las autoridades del municipio de Santiago en donde pudimos cancelar esta fiesta rave que aglomeraba una gran cantidad de personas”, expresó la funcionaria estatal.