De acuerdo con Avi Loeb, director del Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard, el objeto interestelar Oumuamua, avistado por científicos desde un observatorio hawaiano en 2017, es el primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra detectado en nuestro Sistema Solar.

Esto, lo explicó el director es su nuevo libro, Extraterrestrial: The First Sign of Intelligent Life Beyond Earth, en español “Extraterrestre: el primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra”, el cual fue publicado por la editorial Houghton Mifflin Harcourt.

Y es que la obra, recuerda la tesis principal del autor, en la cual se explica que el objeto cósmico volaba “tan rápido” a través de nuestro sistema solar interior, que sólo podría haber venido de otra estrella”.

Con esta tesis, Loeb demostró que no era un asteroide, pues se movía “demasiado rápido a lo largo de una órbita extraña y no dejaba rastro de gas o escombros a su paso”, destaca el autor; por lo que el directivo concluyó que “sólo había una explicación concebible”: que el objeto sea una pieza de tecnología avanzada extraterrestre.

Extraterrestes: comunidad de astrónomos

La editorial comentó que Loeb describió en su libro “su controvertida teoría y sus profundas implicaciones” tanto para la ciencia, como “para la religión y para el futuro de nuestra especie y nuestro planeta”.

Pocos representantes de la comunidad científica comparten esta idea sobre el misterioso objeto; en julio de 2019, el equipo Oumuamua del Instituto Internacional de Ciencias Espaciales publicó un artículo en Nature Astronomy el cual concluye que no se encontró “una evidencia convincente que favorezca una explicación extraterrestre”.

Y aunque, Loeb admite que sus teorías han sorprendido a los astrónomos, él insiste en sus hallazgos, declarando que algunas personas “no quieren discutir la posibilidad de que existan otras civilizaciones”, y piensan que “somos especiales y únicos”.

Lo cual aseguró “es un prejuicio que debería abandonarse”.