El confinamiento por la pandemia de Covid-19 en la entidad, trajo consigo un incremento en episodios de violencia familiar e incluso feminicidios.

Al cierre del 2020, Nuevo León se posicionó en el cuarto lugar nacional en la muerte de mujeres, solo por su condición de ser mujer.

Estar un mayor tiempo en la casa por la emergencia sanitaria en torno al virus, también detonó el recrudecimiento de las agresiones en el núcleo familiar.

La convivencia todo el día, los siete días de la semana, provocó que las discusiones subieran de tono y se convirtieran en lesiones, o las lesiones fueran más allá.

Según cifras de la Fiscalía General de Justicia en el Estado, arrojó un alza en los delitos contra las mujeres.

Por Violencia Familiar sumaron 19 mil 949 denuncias, un aumento de casi el 10 por ciento, respecto a las 16 mil 339 en el año anterior.

El pico más alto se registró el mes de septiembre, con 1 mil 838; seguido de octubre, con 1 mil 734; agosto, con 1 mil 709; y marzo, con 1 mil 670.

En este último mes llegó el SarsCov 2 al Estado, dio inicio la contingencia sanitaria en el que se suspendieron la mayoría de las actividades y se declaró el aislamiento por más de dos semanas.

Tan solo de febrero a marzo se presentó un incremento del 33 por ciento, el mayor disparo en el año.

Es de destacar que el segundo mes arrojó 1 mil 258 episodios; sin embargo, el pico más bajo fue de 1 mil 195, en abril.

Durante  enero se contabilizaron 1 mil 312; 1 mil 356 en mayo; con nuevos aumentos en junio  y julio, con 1 mil 569 y 1 mil 529, respectivamente.

Los meses de noviembre, con 1 mil 486, y diciembre, con 1 mil 284, presentaron una reducción.

Contrario al año anterior, el 2019 marcó una baja del 0.45 por ciento en comparación con el 2018.

LÍNEA DE APOYO 24/7

Martha Cecilia Reyes, presidenta del Instituto Estatal de las Mujeres, indicó que a través del área se trabaja vía telefónica, con visitas, en redes sociales o de manera presencial, en evitar que las mujeres y sus hijos sean víctima de agresiones, que en el peor de los casos conlleva a la muerte de alguno de los integrantes de la familia.

Refirió que uno de los primeros pasos fue la habilitación de cinco líneas con servicio las 24 horas, los siete días de la semana.

Mediante ellas se otorgan órdenes de protección, trámites de divorcio, pensiones alimenticias, asesorías psicológicas y jurídicas, entre otros.

“Optamos por lanzar cinco números de emergencia que ha estado trabajando las 24 horas del día, los siete días de la semana, esa fue la primera de las estrategias”.

“Se va a continuar aun cuando superemos la pandemia, esta estrategia va a continuar”.

“Hemos estado recibiendo llamadas a todas horas posibles, nos da cuenta de que efectivamente la situación de violencia contra las mujeres ante la situación de confinamiento se ha incrementado”, expuso.

Asimismo, se instaló un módulo del IEMujeres en el C-5, a efecto de ofrecer una atención más rápida.

Se tiene comprobado que entre menos apoyo tenga una mujer, más violencia soportará de su pareja sentimental o familia.

Contrario a ello, si cuentan con redes de apoyo como las que ofrece el Instituto, las féminas podrán salir del círculo de violencia

“Llamen al 070, al 911”, subrayó.

La violencia, dijo, escala de tal forma que empieza con bromas hirientes, avanza a insultos y celos, ascendiendo a golpes y demás agresiones físicas.

Las autoridades han concientizado también sobre las masculinidades y la gravedad del modelo de macho mexicano.

“Podemos empezar con insultos, podemos empezar por celos, los celos, hay que tener cuidado con esto, los celos pueden confundirse con amor”.

“Una persona que te ama no te va a violentar, no te va a golpear, no te va a ofender, no te va a controlar, no va a vigilar o impedirte que contacte a la gente que tu quieres, hay que tener cuidado con esto”.

Los números disponibles son 811-300- 5391, 811-300-4875, 811-300-5006, 811-783-8350 y 811 784- 5253.

“Damos respuesta a las necesidades, reconociendo que la violencia a las mujeres ha escalado a niveles que podrían también considerase de epidemia”.

“El Estado necesita dar respuesta a la necesidad de las mujeres vulneradas por la violencia, el personal especializado del Instituto Estatal de las Mujeres va a estar 24 horas los siete días de la semana atendiendo estas líneas telefónicas”.

Sentido en el que hizo un llamado a la ciudadanía a denunciar en caso de escuchar que una mujer es violentada.

FEMINICIDIOS EN NL

Por separado, al presentar el informe mensual de incidencia delictiva, Ricardo Mejía, Subsecretario de Seguridad Pública, ubicó a la Estado dentro del ranking de las primeras cinco posiciones y entre las seis entidades de la República que concentran el 51 por ciento de los feminicidios en el país.

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a diciembre, la entidad liderada por el gobernador Jaime Rodríguez Calderón sumó 67 episodios.

Le anteceden el Estado de México, con 151; Veracruz, con 87; Jalisco con 68; y la Ciudad de México, también con 67.

Mientras que con 54, Puebla ocupa el sexto lugar.

A decir del funcionario, las carpetas de investigación de casos de feminicidio incrementaron un 0.1 por ciento, al pasar de 968 del año anterior, a 969.

Por otro lado, con una tasa de 2.39 por cada 100 mil habitantes, el Estado ocupa el tercer lugar en este delito.

Esto apenas por debajo de Colima, con 3.55; y Morelos, con 3.14.

El funcionario federal informó que a nivel nacional hubo disminuciones en la mayoría de indicadores delictivos, aunque en feminicidios y violencia familiar hubo repuntes.

Tan es así que las carpetas de investigación sobre violencia familiar crecieron de 210 mil 158 en 2019 a 220 mil 028 el año anterior, un crecimiento de 4.7 por ciento.

Reyes Cruz añadió que, adicional a ello, las mujeres han estado jugando más roles a partir de la pandemia.

Pues son esposas, amas de casa, maestras, y trabajadoras, en el caso de aquellas que tienen un empleo.

Escenario que ha desencadenado crisis de estrés y depresión.

“Las mujeres durante pandemia hemos estado realizado dos, tres, cuatro jornadas simultáneamente, es decir, seguimos siendo las principales responsables del cuidado de la casa, lo que incluye el aseo, que hoy la limpieza cobra importancia mayor por el virus”.

“El rol de cuidadoras cuando hay personas menores, cuando hay personas por discapacidad o adultos mayores, el cuidado de estas personas sigue recayendo en las mujeres; también las clases y tareas de los hijos, además que muchas están trabajando home-office, entonces están jugando cuatro roles al mismo tiempo”, concluyó.