Trece de los 19 cuerpos calcinados encontrados en tres camionetas en el ejido Santa Anita, del municipio de Camargo en Tamaulipas, fueron identificados como migrantes originarios de Guatemala por el diputado Mario Ernesto Gálvez Muñoz del distrito San Marcos.

Se trata de:

  • Santa Cristina García Pérez
  • Dora Amelia López Rafael
  • Paola Damaris Zacarías Gabriel
  • Oscar Velásquez Ramírez
  • Edgar López y López
  • Adán Coronado Marroquín
  • Marvin Alberto Tomás Tomás
  • Élfego Roliberto Miranda Díaz
  • Osmar Neftalí Miranda Baltazar
  • Robelson Elías Tomás Isidro
  • Anderson Marco Antulio Pablo
  • Rivaldo Danilo Jiménez Ramírez
  • Iván Gudiel Pablo Tomás

El diputado guatemalteco publicó una carta donde lamentó la muertede los ciudadanos en territorio mexicano, además de enviar un pésame a sus familiares, ello luego de que el Ministerio de Relaciones Exteriores tomara muestras de ADN a los familiares de los migrantes fallecidos para confirmar su identidad.

Guatemala investiga asesinato de migrantes

A través de un comunicado, el Gobierno de Guatemala informó que da seguimiento al asesinato de los 13 migrantes mediante la Embajada de Guatemala en México, así como a través del Consulado General en Monterrey, Nuevo León, ante las autoridades de los Estados Unidos, mientras las autoridades mexicanas identifican a los fallecidos.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) inició una investigación tras conocer el hallazgo de los 19 cuerpos calcinados en el municipio fronterizo de Tamaulipas que colinda con el estado de Nuevo León, luego de que las víctimas hubieras sido secuestradas de una presunta ‘casa de seguridad’ por la que la Fiscalía Estatal inició una investigación por homicidio.

Hasta el momento, las primeras indagatorias han establecido que la muerte de los 13 migrantes guatemaltecos habría ocurrido por armas de fuego a cuyos cadáveres se les prendó fuego, tras ser secuestrados de un inmueble por integrantes de un grupo del crimen organizado que opera en el estado de Tamaulipas.

La titular de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, ordenó iniciar una investigación de oficio al corroborar que se habían violado derechos humanos contra personas migrantes.