Por Jorge Narváez

Ha dejado muchas dudas y un gran misterio el brote de contagios por Covid-19 en Rayados. ¿Qué pasó? ¿Violaron el protocolo? ¿Funes Mori sabía que era positivo? Son muchas preguntas sin responder y la directiva ni sus luces.

Hay suposiciones, como lo hizo el América, al acusar que Rayados tuvo que tomar medidas más estrictas al saber de los contagios. En otras palabras, no alinear a los contagiados y arriesgar los tres puntos con jugadores con un nivel inferior.

La acusación fue emitida por medio de un comunicado. Le dedicaron sólo dos líneas, pero suficientes para encender la furia de los directivos albiazules. En respuesta afirmaron que cumplieron en todo momento con el protocolo. Dando a entender que ningún jugador fue alineado sabiendo que estaba contagiado.

Es evidente que se necesita una investigación para saber lo que realmente pasó, pero es muy difícil conocer la cadena de contagio. Los jugadores pueden salir a comer, hacer despensa, como cualquier persona. Incluso están más expuestos porque ellos sí hacen ejercicio, se aglomeran en el gimnasio a comparación del resto de la ciudadanía que tiene restringido el acceso a los centros de entrenamiento y espacios deportivos, incluso los que están al aire libre, como los cerros.

En este punto, la autoridad de gobierno debería poner atención, porque si bien Rayados toma sus medidas de seguridad en salud muy en serio, en esta ocasión fallaron. Y no sólo están expuestos los jugadores, también la población en general. ¿Por qué? Tan simple, si el jugador contagiado o algún familiar de él acudió al supermercado pudo esparcir el virus, y por más cubrebocas y gel antibactarial que se pongan existe un porcentaje alto de riesgo de contagiar y ser contagiado.

Mikel Arriola declaró que esperan más brotes como el de Rayados. Entonces, ¿qué esperan para suspender el torneo? ¿En verdad es tan necesario exponer a los jugadores al virus? En Nuevo León la ocupación hospitalaria está al borde del colapso. El número de muertes es altísimo. ¿Qué reacción tendrían la directiva y la Liga ante un caso de muerte de un jugador, directivo o staff?

Todos necesitamos alguna distracción y el futbol ayuda los fines de semana. Aunque también “des-ayuda”, porque la gente se sigue reuniendo para ver los partidos y según las autoridades es ahí donde las personas se contagian más… eso dicen.

El domingo 5 de febrero llega el Super Bowl LV. Habrá más reuniones. Unos verán el partido, otros el espectáculo del medio tiempo. Y fomentando las reuniones la Liga MX sólo programó un juego ese día. Pero sea un solo partido o sean cien, deben considerar que el Covid-19 también puede jugar con el exceso de confianza, y una vez en la cancha no hay manera de sacarle tarjeta roja.

Fotografía: Mexsport/ ONCE Diario

@SoyJorgeNarvaez