Las elecciones del 2021 marcarán un parteaguas en los procesos electorales, ya que dicha contienda se está dando en medio de una peligrosa pandemia, la cual ha “cobrado muy caro” en diversos aspectos al estado.

Ante tal situación, autoridades, partidos políticos y todos los entes involucrados, deberán a echar a volar su ingenio para poder llevar a cabo el proceso de la mejor manera posible y sin exponer a todos los participantes.

Sin duda alguna la jornada del 6 de junio marca para ser una jornada electoral histórica, no solo por el tradicional hecho de que se renovará la gubernatura, las alcaldías, diputaciones locales y federales, sino porque serán comicios en tiempos de Covid-19.

Desde el pasado 7 de octubre, la Comisión Estatal Electoral, dio por iniciado el año electoral, comprometiéndose a salvaguardar la salud de las personas a través de todos los protocolos necesarios y con ello poder llevar a cabo las elecciones.

En su momento, Mario Alberto Garza Castillo, presidente de la CEE, aseguró que dicho organismo electoral está listo para las elecciones en la entidad, y reafirmó a la ciudadanía que en estos comicios se mantendrán los estándares de calidad en materia de salud.

“El año electoral que hoy inicia se enmarca en una situación de pandemia sin precedentes, el desafío al que nos enfrentamos es la organización de elecciones con las medidas sanitarias que se requieren para proteger la salud de las personas”, puntualizó Garza Castillo.

Asimismo, pidió a los ciudadanos que reafirmen su voto de confianza hacia la Comisión, porque su compromiso es trabajar para que el proceso se ajuste a los principios de la función electoral, garantizando las medidas de prevención exigidas por las autoridades sanitarias.

Y más allá de la pandemia y sus medidas sanitarias, el proceso electoral también será distinto ya que todos deberán “ajustarse” el cinturón y adaptarse a las nuevas condiciones económicas que actualmente enfrenta el estado.

Al respecto, de acuerdo con lo avalado en el Paquete Fiscal 2021 de Nuevo León, se avecina a toda costa una “Elección austera”, esto debido a que, en un principio, la Comisión Estatal Electoral solicitó 1, 250 millones de pesos, pero finalmente se asignaron 977; es decir, 273 millones de pesos menos de lo estimado.

Por su parte, el Sector Salud a nivel estatal, dada la contingencia del Covid-19, alista diversas medidas y protocolos para evitar contagios por el proceso electoral, en donde se consideró no conveniente realizar reuniones masivas o mítines políticos.

Manuel de la O. Cavazos, secretario de Salud, sostuvo pláticas con el consejero presidente de la Comisión Estatal Electoral para revisar los protocolos sanitarios que se llevarán a cabo en el periodo electoral.

“Es muy importante que se lleven a cabo las elecciones en forma segura, que no haya riesgo a la salud, por ello debemos de reforzar todas las acciones”, enfatizó de la O. Cavazos.

Dado todo lo anterior y en “los picos más altos” de la pandemia del Covid-19, el primer reto para las autoridades y los partidos políticos, fueron las precampañas y los procesos para elegir a sus candidatos.

Los partidos tuvieron que adecuarse a los protocolos establecidos por las autoridades de salud, algunos optaron por el uso de las plataformas digitales y las videoconferencias para poder acercarse a la militancia. Tal y como lo realizó Clara Luz Flores Carrales, candidata de la coalición “Juntos haremos historia en Nuevo Leon”, quien todas sus reuniones con los militantes las llevó a cabo en forma digital.

Otros, llevaron a cabo las reuniones con los militantes de manera mixta, es decir, a través de las redes sociales y reuniéndose con grupos muy pequeños y bajo todos los protocolos de sanidad, como es el caso del panista Fernando Larrazabal, el priista, Adrián de la Garza y el emecista, Samuel García.

Uno de los hechos que pusieron a prueba a los partidos, fue particularmente la elección interna para determinar el candidato del Partido Acción Nacional, ya que se llevó a cabo de manera presencial a lo largo y ancho del territorio estatal, hecho del cual el partido albiazul salió avante y sin algún altercado.

Pero, aunque los partidos políticos demostraron ser capaces de adecuarse a la nueva realidad frente a la pandemia, el secretario de Salud, Manuel de la O. Cavazos, aseguró que si se empeora la situación que se vive en Nuevo León por el Covid-19, podrían suspender o posponer las elecciones del 6 de junio en la entidad.

Lo anterior, argumentando que es una de las atribuciones con las que cuenta el Consejo Estatal de Seguridad en Salud.

“Si la situación epidemiológica no mejora y se nos incrementan más los casos, las hospitalizaciones, y que se sature el sistema hospitalario, claro que vamos a suspender las elecciones del 6 de junio”, aseveró de la O Cavazos.

 “El Consejo de Seguridad en Salud puede tomar esa decisión, para suspender o posponer las elecciones para otra fecha, cuando las condiciones sanitarias sean más apropiadas”, finalizó.