Un nuevo caso médico de una paciente con ceguera cortical persistente por Covid-19 se ha reportado en un centro británico, siendo este el primer caso en su tipo por complicaciones del coronavirus.

El caso médico de la paciente con ceguera cortical persistente se publicó en la revista Cureus y, aunque no es el primer caso con daños neurológicos por coronavirus reportado desde el inicio de la pandemia, este ha sido el primero en su tipo.

El caso de la ceguera cortical persistente ocurrió en una paciente de 54 años que padecía neumonía por SARS-CoV-2 que deriva en la enfermedad del Covid-19, la cual se complicó tras su estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y síndrome de encefalopatía posterior reversible (SEPR), misma que desembocó en una ceguera cortical.

¿Qué es la ceguera cortical persistente?

De acuerdo a los expertos, la ceguera cortical persistente es una falta en la visión total causada por daños en los lóbulos occipitales del cerebro aunque, pese a esto las pupilas pueden seguir respondiendo a la luz.

La ceguera cortical persistente es catalogada por los expertos en medicina como una discapacidad neurológica y se cree que uno de los posibles causantes de esta afección es la hipoperfusión cerebral, es decir una alteración del flujo sanguíneo provocado por la hipertensión o la presión alta.

No obstante, la paciente reportada con ceguera cortical persistente derivada de las complicaciones que le provocó el coronavirus, reportó sus niveles de presión sanguínea como normales durante su estadía en el hospital.

Es por esto que los autores del estudio han indicado que la ceguera cortical persistente en la paciente pudo haber sido provocada por una sepsis tras la penetración del virus SARS-Cov-2 en el cerebro, mismo que provoca la enfermedad del Covid-19 por lo que la aparición de la enfermedad sugiere un mayor control en la presión arterial de los enfermos con coronavirus dentro de los hospitales.