Por Obed Campos

Miguel Treviño de Hoyos, alcalde supuestamente independiente de San Pedro Garza García, Nuevo León, se ha vendido desde siempre no como experto, sino como sabio, como iluminado en materia de seguridad, pero la realidad le pega en la nariz.

Ayer, en redes sociales, pero caso en transmisión en vivo, los internautas del otrora municipio más seguro de México y más allá, presenciamos como un comando secuestraba a plena luz del día a un hombre en uno de los sectores más importantes de la demarcación, antes blindada.

Los hechos ocurrieron en el pomposamente llamado Sector Francés de la colonia Valle de San Ángel, en la calles Monte Saint Michell y Notre Dame, a eso de las 17:00 horas y, como dije, con luz del día y todo grabado por cámaras de seguridad.

En el video se puede observar cómo arriban los plagiarios a bordo de dos vehículos, un Jetta rojo y un carro azul y se detienen frente a un edificio, al que penetran, para salir forcejeando con un hombre, a quien someten y logran llevarse en uno de los automóviles.

La policía de San Pedro, como dicen en el rancho, llegó después de atole y de la suerte del plagiado hasta esta mañana no se sabía nada más que especulaciones.

Ese es el San Pedro de Miguel Treviño que quiere reelegirse.

COMO CREAR UNA DISNASTÍA DE PETATIUX


La semana pasada, el viernes concretamente, di a conocer una lista de alcaldes que en Nuevo León pretenden heredar el cargo a un familiar, un amigo o un querreque.

Mis dos lectores me reclamaron, porque me dijeron que no toqué el tema del municipio de Salinas Victoria, Nuevo León, el cual cobró importancia en años recientes no solo por el boom habitacional, sino porque ahí se construyó un “Interpuerto”, que trafica con toda clase de mercancías y valores y deja jugosos dividendos.

Pues bien, me comentan que el alcalde Gonzalo Elizondo Lira, quien era perredista y así llegó a su primer período, chaqueteó, y se cambió al PAN hace tres años, para lograr la reelección.

Y como ya le gustaron las mieles del cargo, pues no lo quiere abandonar del todo, por eso promueve a la viuda de su fallecido hermano, Mayra Guajardo, para que lo suceda a través de las siglas del PAN.

Dicen que al alcalde lo tienen embobado dándoles aires de alteza serenísima los hermanos Arnulfo Botello y Víctor Botello, quienes le hablan al oído solo palabras dulces, tanto, que lo hicieron traicionar a su tesorero, Pablo Peña, a quien le habían prometido ser el sucesor.

El caso es que es tanto el terror entre los empleados municipales, que el alcalde Elizondo Lira todos los días les pregunta a sus subalternos si van a jalar con Mayra o si no, que pasen a recursos humanos por su liquidación.

obed@sdpnoticias.com
@obedc