La periodista Lydia Cacho afirma que la secretaria de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, la traicionó cuando en 2007 determinó que no había suficiente evidencia para demostrar que el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín, había violado sus derechos humanos tras denunciarlo por pedofilia y prostitución.

En entrevista con Aristegui Noticias, Lydia Cacho dijo que busca que se le den al menos 20 años de cárcel al exgobernador Mario Marín por brindar su protección a una red de trata de personas, así como por haberla torturado tras dar a conocer sus delitos en el libro “Los demonios del edén”.

Sánchez Cordero fue cómplice de injusticias en SCJN: Lydia Cacho

Lydia Cacho recordó cuando en 2007 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) analizó su caso, la entonces ministra Olga Sánchez Cordero fue parte de un sistema de complicidad que impidió que casos como el suyo fueran llevados ante la justicia y se convirtieran en precedentes jurídicos para México.

La periodista fue directa en su acusación contra la hoy titular de la Segob, señalando que Sánchez Cordero sería la responsable de que durante 15 años muchas víctimas no hubieran tenido acceso a la justicia, lo que supone una deuda tanto moral como jurídica, pese a que ella era la responsable directa de la vigilancia de la delincuencia organizada.

Cacho recuerda que entonces, la ministra Olga Sánchez Cordero votó en contra de que Mario Marín fuera sancionado o procesado por su implicación en la tortura y detención de la periodista, por lo cual reiteró su desconfianza hacia la secretaria y su preocupación de que el tema no forme parte en la agenda del gobierno federal.

Lydia Cacho fue informada de detención de Mario Marín por FGR

La periodista Lydia Cacho reveló que casi en la madrugada del miércoles 3 de febrero, el titular de la Fiscalía General de la República(FGR), Alejandro Gertz Manero, se comunicó con ella para informarle sobre la detención del exgobernador de Puebla, Mario Marín, en Acapulco Guerrero.

“Sólo sonreí”, reconoció la periodista al señalar que llevan 14 años siguiendo la pista del exgobernador, aunque añadió que si bien se encuentra en menos peligro, los sicarios de Mario Marín continúan en libertad, por lo que seguirá “dando batalla”.