La ola de calor inusual para esta época de hasta 38 grados centígrados, provocó una serie de incendios en predio baldíos, que cubrieron de humo negro la mayor parte de la zona metropolitana de Monterrey.

Los puestos de socorro y personal de bomberos de Nuevo León tuvieron que trabajar horas extras para controlar los más de 25 siniestros que fueron reportados.

Protección Civil del Estado informó que los incendios se concentraron principalmente en los municipios de García, Apodaca, San Nicolás y Escobedo.

El principal responsable de los incendios fue el llamado efecto lupa, que se realiza cuando los rayos candentes del sol pasan sobre una botella o cristal tirado en el suelo.

Asimismo, se informó que después de las 12:00 comenzó a sentirse una ráfaga de viento que se presentó en la zona urbana.

Esto alentó para que los incendios se extendieran con más rapidez en la zona de pastizales secos.

Hasta el momento se reportan algunos daños materiales, pero afortunadamente no se han reportado personas intoxicadas o lesionadas.

Uno de los incendios más grande se reportó en el municipio de Escobedo, al ser alcanzada por las llamas una recicladora de plásticos en la Colonia Lázaro Cárdenas.

Los puestos de socorro se movilizaron hacia la empresa ubicada a un costado de la Carretera a Colombia.

Los elementos de Bomberos Nuevo León, también acudieron a sofocar un incendio en la Colonia Santa María, en García.

Las autoridades mencionaron que se reportó el incendio de un tiradero clandestino de llantas, en un terreno ubicado a un costado de la Colonia La Fe.

Fue personal de Bomberos de San Nicolás, quienes se trasladaron al cruce de la Avenida Acapulco, entre Puerto de Guaymas y Melchor Ocampo, donde estuvieron trabajando por espacio de cuatro horas para poder controlar el fuego.