Por Jorge Narváez

Con un poco de susto, pero en términos generales el Ulsan Hyundai, primer rival de Tigres en el Mundial de Clubes, fue un equipo fácil. El equipo mexicano que no representa a México ahora se enfrentará a un equipo que sí viene con ritmo y motivado.

Los felinos universitarios se plantaron bien dentro de la cancha, sin nervio por ser su primera vez, y realmente jugaron a su estilo, al mismo sistema de Ricardo Ferretti, y como siempre André Pierre Gignac siendo el protagonista en el marcador al anotar dos goles. Menos mal que sí se hizo presente, después de todo es su chamba.

El sistema de Tuca fue expuesto a nivel mundial, esa parte en los últimos momentos del partido de echarse para atrás para cuidar el marcador. Pero ganar es ganar, y se tenía que lograr de cualquier forma y bajo las circunstancias que fueran. Lo importante era seguir con vida y no hacer el ridículo de quedarse con el sexto lugar.

Ahora Tigres busca aplicar la dosis a Palmeiras, que llega a Qatar siendo recientemente campeón de la Conmebol, por lo que llegará motivado al encuentro. Este equipo llega con actividad, con ritmo, calientitos para jugar y complicarle el duelo al equipo que, aunque juega en México, “no es del país ni lo representa”.

Tuca y compañía deben de analizar de manera perfecta el sistema de los brasileños. En primera, la velocidad marca una gran diferencia respecto a los surcoreanos. Después, ver las atribuciones de los jugadores, la constante en la formación y los puntos débiles para poder hacer daño y seguir con vida.

Tigres está a un paso de hacer historia en este torneo internacional. Si vence a Palmeiras será el primer equipo mexicano (que no representa a México) en llegar a la final, y este panorama no lo quieren ver los que sí representaron al país en ese certamen, en especial el Club de Fútbol Monterrey.

Palmeiras no es un equipo muy difícil para los de Tuca Ferretti y hay mucha esperanza de que sea un obstáculo superable para llegar a enfrentar al Bayern Munich que evidentemente ahí quedarían en el segundo lugar. Eso sí, necesitarían un milagro y reunir a todos los dioses para vencer al campeón de la Champions League.

Fotografía: Tigres/ ONCEdiario

@SoyJorgeNarvaez