Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

En términos cristianos, Mario Delgado bautizó la candidatura de Clara Luz Flores Carrales a la gubernatura de Nuevo León; hace una semanas, en una reunión en Monterrey con ella, el presidente Andrés Manuel López Obrador la confirmó como abanderada de Morena. Ayer, el Sumo Sacerdote del Senado, Ricardo Monreal, sacramentó al panista Víctor Fuentes como candidato a la alcaldía de Monterrey.

Antes de la visita de Monreal a Nuevo León, el coordinador de los diputados locales del PT, Asael Sepúlveda, aseguró que Víctor Fuentes se había equivocado de “ventanilla” al conversar con Flores Carrales ya que el PT lleva mano en la designación a la alcaldía de la capital regia:

“Hay un acuerdo que se metió ante la autoridad electoral a principios de enero y que fue aceptado por la comisión (tengo las tablas de cómo quedarían las candidaturas de distritos y municipios), porque son parte de un convenio de 890 páginas. (…) En el caso del Partido del Trabajo tiene asignado Monterrey, Pesquería, García, Zuazua, Montemorelos, Vallecillo y Zaragoza, eso quiere decir que la determinación de los candidatos en esos municipios son para el PT”.

El que se equivocó de “ventanilla” fue Asael. El dueño del PT, Alberto Anaya, no designará a su correligionario, el diputado federal Santiago González, como el abanderado de su partido a la alcaldía de Monterrey. El PT cederá y apoyará la candidatura de Víctor Fuentes. Si algo sabe hacer Beto Anaya es negociar las candidaturas.

A Clara Luz le urgía un candidato fuerte para el 1-2. Después de meses de negociaciones, Luis Donaldo Colosio prefirió quedarse en Movimiento Ciudadano para buscar la alcaldía. Despreciado por el PAN, donde se designó a Fernando Larrazabal como candidato, el senador Víctor Fuentes escuchó opciones. Flores Carrales, cancelado el Proyecto Colosio, lo buscó y le ofreció, sutilmente, la candidatura de Morena a la alcaldía. Fuentes aceptó, la política tácita se impuso.

La candidatura de Víctor Fuentes por Juntos Haremos Historia no será mediante una elección sino una unción vía las encuestas  oscuras que maneja Morena. Una cosa es ser electo; otra, elegido. La conversión de Víctor, del PAN a Morena, está en marcha. El agua bautismal del líder de Morena en el Senado ya humedeció su frente.

Hace meses Fuentes tuiteó: “¿Qué tal una alianza de todos los partidos contra Morena, pero que los candidatos sean Salvador Alba para gobernador, David Noel a alcalde de Monterrey y Antonio Dieck por San Pedro? Y así que todas las candidaturas sean abanderadas por ciudadanos ejemplares”.

Traicionado por el PAN, Víctor Fuentes cambia e inicia su limpieza de sangre para ser el candidato de Morena a la alcaldía de Monterrey. Ricardo Monreal ya le extendió la absolución porque, al ser cuestionado sobre la oposición constante de Fuentes a la 4T y al proyecto de nación del presidente Andrés Manuel López Obrador, Monreal, burlas veras, sonrió: “Víctor Fuentes está en el proceso del purgatorio”.