Dominic Brown es un niño de cuatro años originario de Massanutten, Estados Unidos, que recientemente salió de paseo y regresó con un ciervo bebé. La foto del enternecedor momento fue compartida por su madre, Stephanie Brown, a través de Facebook.

El niño se encontraba en una zona de camping junto a su familia, pero este salió a explorar el lugar y durante el paseo se encontró con un pequeño ciervo, a quien llevó hasta donde estaban sus padres. La madre dijo que de repente vio al pequeño con su nuevo amigo y se quedó con la boca abierta.

“Me quedé completamente sorprendida. Literal, estuve helada durante un segundo porque no sabía qué hacer. Estaba como si no fuera extraño para él, tenían una conexión especial”, contó Stephanie Brown, la madre. Pero como notó que el ciervo parecía indefenso, decidió subir por su teléfono para inmortalizar con una foto el curioso momento.

“Después de tomar la foto le pedí que acompañara a su nuevo amigo de vuelta al bosque para que su mamá pudiera encontrarlo. Lo hizo, triste, pero lo aceptó”.

Y a pesar de que el niño estaba dispuesto a llevarse a ‘Flash’, como nombró al ciervo, cuando la familia empacó le comunicaron que definitivamente no podía quedárselo como mascota porque no debía sacarlo de su hábitat y tampoco tenían espacio suficiente en casa para que este creciera libremente y feliz.