Por Obed Campos

¿Mal de miles consuelo de tontos? Lo bueno es que somos el foco de atención de la CFE… ¿O éramos?

Monterrey amaneció, como casi todo el noreste del país, a cuatro bajo cero, en la escala Celsius.

Aunque tardía, por la fecha de quincena de febrero, las heladas no son raras en la Sultana del Norte.

No son raras, pero sí nos pegan, sobre todo a los desposeídos y a la gente que, por la pandemia, duerme en las aceras a las orillas de los hospitales en espera de noticias de sus familiares internados.

Monterrey es tierra de heladas, y como diría mi querido Plácido Garza, no todas las heladas vienen del fondo de una hielera (y en forma de cerveza, le compongo yo).

Pero los regios no terminamos de acostumbrarnos a ellas, por lo salvajes y ardientes de nuestros veranos.

Aunque aquí se toma cerveza todo el año, “pa’ la calor”, nada como destapar una Bohemia allá por julio o agosto.

Para colmo de los cuatro bajo cero, a eso de las 7:00 de la mañana la eficientísima empresa paraestatal que maneja Manuel Bartlett nos cortó la luz a los vecinos de tres colonias del sur de Monterrey. Al menos son tres, de acuerdo a los reportes de vecinos de Facebook, porque lo que es la CFE no da señales de vida, y aquello de que éramos su foco de atención, se quedó en slogan perdido de los años setentas.

Pero antes del corte, alcancé a averiguar que la primera helada de la que se tiene registro en este Valle de Extremadura ocurrió el 3 de enero de 1665 y dejó varias muertes y “graves daños”.

Con el paso del tiempo hubo otras, pero de la que yo me acuerdo fue la del 24 de diciembre de 1983, que arrasó con la Región Citrícola, donde se llegaron a registrar temperaturas de hasta 14 bajo cero, lo que provocó que el hielo “quemara” los naranjos.

Una tragedia de la que la Región Citrícola nunca se recuperó.

La madrugada del 12 de diciembre de 1997 cayó una tormenta de agua nieve sobre la ciudad lo que vistió de blanco las festividades de la Virgen Morena.

Y aunque siempre las partes altas de nuestra sierra acaban con hielo en esta temporada, de recordarse la última gran helada ocurrió en diciembre de 2017, con temperaturas de 2 grados bajo cero.

A las 7:40 que termino mi texto, los de la CFE nunca atendieron el teléfono 071, pero por fortuna regresó el servicio, por si estaban con el pendiente, aunque poco nos duró el gusto y a los 10 minutos nos la volvieron a cortar.

Me imagino al señor Bartlett dormido y tapado hasta la cabeza bajo una cobija de pluma de ganso… No se vaya a cansar.

¿MANITA DE PUERCO A FELIPE DE JESÚS CANTÚ?

Malpensados que son muchos dicen que le hicieron “manita de puerco” a Felipe de Jesús Cantú para que renunciara al PAN y se uniera (él sí, no como Víctor Fuentes) a la campaña de Clara Luz Flores Carrales por Morena en busca de la gubernatura de Nuevo León.

Pero hablando de tener otros datos, hay quien asegura que tras la escarbadera del gobierno federal al caso Emilio Lozoya, el ex candidato a la gubernatura, Cantú, fue mencionado como uno de los ex diputados federales que recogían cheques en siniestras oficinas del sexenio pasado.

Dicen los mal pensados qué le pidieron a Felipe unirse a la causa morenista para que le bajaran el tono y que no fuera perseguido.

Pero por otro lado, hay quien dice que Felipe podría ser una buena opción para Morena si lo lanzan de candidato a alcalde de Monterrey… Otra vez y que a lo mejor podría dar una gran sorpresa.

Eso dicen.

obed@sdpnoticias.com
@obedc