El Santos Laguna acabó con el invicto del Monterrey y fue el justo ganador en este duelo entre verdiblancos y albiazules. 

Esta situación la reconoció el entrenador Guillermo Almada, estratega de Santos, quien hizo énfasis en qué la justicia imperó en este partido y también recalcó la peligrosidad del Monterrey. 

“Es muy difícil controlar la ofensiva de Monterrey. Hoy había que ganar. Por momentos tuvimos claridad. En el segundo tiempo tuvimos el control y es un triunfo justo, pero estamos lejos del máximo nivel”, externó. 

La escuadra lagunera volverá a la actividad hasta el jueves 18 de febrero cuando enfrenten al equipo del Atlético de San Luis, en tierras potosinas.