Por única ocasión, Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey repondrá los medidores que resultaron afectados con el paso del frente frío No 35 y la novena tormenta invernal. Quienes presenten daños, deberán reportarlos mediante fotografías e iniciar el trámite correspondiente. Mediante un comunicado, la paraestatal indicó que, de forma provisional, se permitirá la conexión de la toma de agua hacia la instalación interior.

“Ante la contingencia que se presenta por temperaturas extremas en Nuevo León, Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey IPD informa que tras una evaluación preliminar de la afectación en los medidores de nuestros usuarios, por única ocasión se autoriza el cambio”.

“Conecta de forma provisional la toma de agua hacia la instalación interior. Espera el cambio de medidor por parte de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, IPD. Estamos trabajando para servirte mejor, y de antemano pedimos una disculpa ante esta situación”, informó la empresa en un comunicado.

Los reportes deberán realizarse al 073 o al WhatsApp 8113218182 para obtener un número de folio.

Se prevé que las bajas temperaturas continúen en los próximos días, ante el próximo ingreso del frente frío número 36 y lo que podría ser la décima tormenta invernal. El llamado a los usuarios es a proteger los medidores y tuberías expuestas con papel periódico, plástico y cinta impermeable.

“Protege tu medidor. Ante las bajas temperaturas pronosticadas para los próximos días, Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey emite una serie de siguientes recomendaciones para proteger las tuberías de agua potable de hogares o comercios, y evitar así daños que afecten el servicio”.

“Las medidas preventivas buscan evitar que las tomas de agua y las tuberías se bloqueen o se dañen con la formación de hielo, principalmente en azoteas, jardines, patios, terrazas, paredes externas o garajes”.

Previsiones

Para envolver las tuberías, es recomendable utilizar periódico, plástico y cinta impermeable, dejando visible la caratula del medidor.

Se sugiere además vigilar el estado de las tuberías y reparar fugas, ya que cualquier escape de agua es un punto crítico de congelamiento que debe atenderse lo más pronto posible para evitar complicaciones mayores.