Yuefen Li, experta independiente sobre Deuda y Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, advirtió que las 3 agencias calificadoras más importantes del mundo, en referencia Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings, han provocado que la crisis de deuda a nivel global que se registra actualmente se haya agravado.

Así lo acusó Yuefen Li en un reporte que presentó ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el cual sostiene que las firmas, además de que acaparan el 92 por ciento del mercado mundial y profundizar las deudas mundiales, tienen “problemas estructurales” observados en conflictos de interés, actitudes oligopólicas, opacidad y decisiones parciales.

De la misma forma, en su informe la experta sentenció que las agencias han tenido una influencia enorme en las decisiones de inversionistas privados y públicos y en los sentires del mercado, lo cual dijo, han sido factores primordiales para que la crisis de deuda se haya profundizado.

“(Las agencias) Han exacerbado la volatilidad en el mercado financiero. Han hecho inefectivo los esfuerzos de los gobiernos para contener las crisis de la deuda, y han incrementado el sufrimiento de los humanos.”

Yuefen Li

Agencias calificadoras han cometido errores con “efectos devastadores”

En su reporte, Yuefen Li apuntó que las firmas comúnmente designan calificaciones positivas cuando existe un entorno “amigable para los negocios”, pero no toman en cuenta elementos relacionados con el medio ambiente, el contexto social, la gobernanza y mucho menos los derechos humanos.

La experta de la ONU acusó que los hacen sin que su actividad se vea regulada por nadie, por lo cual continúan cometiendo errores que han generado “efectos devastadores” en naciones enteras.

Sobre lo que ha ocurrido durante la pandemia de coronavirus, la experta independiente dijo que los gobiernos de varios países no han dejado de pagar los intereses de sus deudas, a pesar de que es más importante el financiamiento a sus sistemas de salud, lo cual dijo, ha sido por miedo a una posible baja en su calificación crediticia. Por ello, añadió, si bien naciones ricas pudieron destinar hasta el 20 por ciento de su Producto Nacional Bruto en programas sanitarios, las naciones pobres solo han podido usar el 2 por ciento a dicho tema.

Aunado a lo anterior, resaltó que la crisis de deuda podría hacerse aún más grave en 2021, pues golpeará de fuerte manera a los países en desarrollo que han pasado por recesiones, déficits fiscales e incrementos en sus tasas de desempleo.

Ante la situación, Yeufen Li pidió a la comunidad internacional reformar la operación de las agencias calificadoras, como parte de una reestructura de toda la arquitectura financiera global, en la que explicó, las firmas prevengan crisis de deuda en lugar de provocarlas.

Fotografía: @South_Centre