El colectivo Resistencia Queer y la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta informaron que la noche del 7 de marzo de 2021, elementos de la Policía de Investigación (PDI) de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX), catearon la casa de una de las 13 activistas feministas que están siendo criminalizadas por protestar el 8 de marzo del año pasado.

A través de un breve comunicado, Resistencia Queer explicó que por el caso de las manifestantes feministas y activistas que recibieron citatorios de la Fiscalía desde noviembre pasado, ya se están emitiendo órdenes de aprehensión y de cateo en su contra.

Les notificaron que los policías entraron por la fuerza al domicilio ubicado en Polanco para realizar el cateo. A través de una transmisión en vivo, la Brigada documentó, con base en los testimonios de las personas que estaban en ese inmueble, que los policías presentaron la orden, empujaron, jalonearon y “sembraron” artículos para hacerlos pasar como bombas molotov.

“Pusieron botellas para que parecieran bombas molotov, rompieron el candado, y nos mantuvieron incomunicadas. Nos sembraron todo eso.”

Testimonio

De acuerdo con ambas organizaciones, la orden de cateo sucedió mientras la mujer ensayaba junto a su colectiva feminista un acto circense para presentarlo durante las protestas de este 8M. Luego del llamado de Marabunta, al lugar acudió personal de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX para registrar lo ocurrido y pidieron dejar de criminalizar el activismo.

María José acudió a la marcha del 8M de 2020

El pasado 25 de febrero, las 13 personas, feministas y activistas que han sido criminalizadas por las autoridades de la CDMX porque supuestamente realizaron destrozos mientras participaban en la marcha del 8 de marzo de 2020, volvieron a recibir un citatorio para seguir con la investigación en su contra, justo antes de la próxima protesta por el Día Internacional de la Mujer.

Entre estas personas se encuentra María José, quien el 8 de marzo se reunió con tres amigas y una familiar para acudir a la marcha del Día Internacional de la Mujer; llegaron al Monumento a la Revolución con carteles que condenaban la violencia contra las mujeres, y en el trayecto gritaron consignas junto a más de 80 mil personas que ese día salieron a manifestarse.

Meses después, el 18 de noviembre, llegó a su domicilio un citatorio de la Fiscalía General de la Ciudad de México. Le pedían que se presentara en la sede desconcentrada de Investigación CVH-2 en la alcaldía Cuauhtémoc porque había una denuncia en su contra por los delitos de daño a la propiedad, lesiones y robo a negocio sin violencia.


Marcha 8M en CDMX/ Juan Pablo Zamora / Cuartoscuro


“No es una investigación, es una nota criminal que está basada en hechos que contaron dos policías de investigación que fueron quienes presentaron la denuncia. Dicen que el 8 de marzo de 2020 a las 12:00 horas hubo disturbios en el Monumento a la Revolución y que siguiendo con la investigación, dieron con un perfil de nombre Ana Pérez en Facebook donde me señalan junto a doce personas más, como responsables de esos actos.”

María José

En entrevista con SDPnoticias, María José explica que cuando fue citada por primera vez le informaron sobre la acusación en su contra. Al revisar la carpeta de investigación, junto a su abogada, se dieron cuenta que la denuncia contra las 13 feministas está basada en un perfil de Facebook que se creó pocos días antes.

“No pertenezco a ninguna colectiva”

El perfil de Facebook con nombre “Ana Pérez” compartió información personal de las 13 involucradas en este caso: sus nombres completos, links a sus cuentas en redes sociales y fotos acompañadas de comentarios como “ella es María José y pertenece al Bloque Negro. En la marcha del 25 de noviembre, planean hacer destrozos”.

Sin embargo, entre estas 13 personas no se conocen; María José aseguró que no pertenece a ninguna colectiva feminista ni al Bloque Negro, dijo que en 2020 sólo marchó el 8M a título personal, porque además la vinculan a la protesta ocurrida el 8 de junio por #JusticiaParaMelanie e incluso la Fiscalía presentó una fotografía de ella con un cártel para comprobar esta acusación, pero dicha imagen fue tomada en 2018.

“Yo no cometí nada de eso, ninguna de las dos policías de investigación se ha presentado a identificarnos como responsables. Y sobre la marcha de Justicia para Melanie, no fui porque estábamos en medio de la pandemia, estaba en casa haciendo home office y hay forma de comprobarlo. Así que la carpeta de investigación está construida en un Facebook falso.”

María José


Marcha contra citatorios/ Graciela López / Cuartoscuro

La Marcha 8M/ Graciela López/ Cuartoscuro

Otro aspecto importante que han identificado las personas que están siendo criminalizadas, es que el primer citatorio tiene la misma fecha (18 de noviembre) de la denuncia, lo que les refleja la rapidez de la Fiscalía para avanzar en este caso en contraste con los pocos resultados en cuanto a las carpetas de investigación por feminicidio resueltas y los tres meses y medio que tardan en promedio para judicializar otros delitos.

Notaron que las citas son cercanas a fechas con protestas feministas, tal vez “con el objetivo de desintegrar el movimiento feminista, una manera de amedrentarnos, amenazarnos, como si tuviéramos una correa para que nos acordemos que seguimos amarradas. Un recordatorio intimidante de que seguimos imputadas bajo las manos de la Fiscalía”, dijo María José.

“Marchar y gritar consignas no es un delito”

“Una foto sosteniendo un cartel no es prueba de que haya cometido esos delitos”, sentenció María José, quien se identificó como una mujer que busca se garantice el derecho de todas a vivir una vida libre de violencia y que se ha unido a marchas para exigir un alto a las agresiones, pero aclaró que “es muy distinto a que haya participado en algo de lo que me acusan”.

La exigencia es la misma que el colectivo Resistencia Queer, detener la criminalización de la protesta porque no hay delitos que investigar, “porque sostener un cartel no es muestra de haber cometido un delito, marchar no es un delito, gritar consignas no es un delito”, y piden que enfoquen esos esfuerzos en resolver los casos pendientes de feminicidio en la CDMX.

“La petición para otras mujeres es que empaticen con lo que estamos viviendo porque cualquiera que ahora sea feminista puede recibir un citatorio, aunque hayas ido a una marcha con tu mama, te puede llegar un citatorio.”

María José


Protesta de Resistencia Queer/ Graciela López / Cuartoscuro

Protesta en Fiscalía/ Graciela López / Cuartoscuro

A raíz de la criminalización de estas 13 activistas, la asociación Accionar.io impulsó una actividad digital para visibilizar el actuar de la Fiscalía de Ciudad de México con el lema “Fuimos Todas” y apoyar a quienes están siendo “injustamente acusadas”. El propósito es ejercer presión a los funcionarios responsables para que centren su trabajo en el acceso a la justicia de miles de víctimas.

Tras el más reciente citatorio, el colectivo Resistencia Queer, realizó un mitin el 2 de marzo en la sede de la FGJ-CDMX para mostrar su respaldo a las personas activistas criminalizadas, como su integrante Alec, a quien señalan como “líder anarquista”.

Fotografía: Cuartoscuro