Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

A las cosas por su nombre, la parodia del comediante Marco Polo en contra de la candidata de Juntos Haremos Historia en Nuevo León, Clara Luz Flores Carrales, es parte de la guerra sucia enmascarada en comedia.

Contextualizo:

“La candidata a la gubernatura de Nuevo León de Morena, Clara Luz Flores, denunció por violencia de género ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales del Estado al actor Marco Polo, por parodias realizadas a su persona. El comediante Marco Polo dio a conocer la denuncia interpuesta por Clara Luz Flores, a través de un video, por violencia política de género. La denuncia deriva de una parodia realizada por Marco Polo a los candidatos a la gubernatura, donde aparece la imitación de la candidata de Juntos Haremos Historia y su esposo, Abel Guerra”.

El equipo de Flores Carrales precisó:

“Lo que proponemos es que, mediante el arte, la cultura y el entretenimiento, no se sigan promoviendo estereotipos que discriminan, minimizan, humillan y dañan a cualquier persona. Consideramos que es importante que las mujeres y hombres que han tomado la iniciativa de participar en la vida política del país sean reconocidos por sus acciones, por los resultados de sus gestiones y por su trabajo.”

La ruta del dinero

Si no puedes seguir la ruta de la parodia, sigue la ruta del dinero. ¿Quién le pagó a Marco Polo por el sketch? No fue Clara Luz, obvio. Tampoco el candidato panista a la gubernatura de Nuevo León, Fernando Larrazabal quien, antes de denostar a sus competidores, necesita insertarse en las encuestas, desplazar del segundo lugar a Adrián de la Garza, el candidato del PRI medinista. Menos Samuel García, candidato de Movimiento Ciudadano, él no necesita de campañas negativas o guerra sucia porque puede decir las cosas de frente, es más, lo necesita.

¿Quién queda? El candidato beneficiado por la campaña negativa en contra de Flores Carrales, el representante del PRI medinista, Adrián de la Garza. ¿Lo sé de cierto? No. ¿Lo supongo? Sí. Adrián y Francisco Cienfuegos son especialistas en la guerra sucia y, cuando no ganan, arrebatan. Samuel García y Luis Donaldo Colosio han sido víctimas del acoso político de los medinistas, y lo han denunciado públicamente.

El comediante Marco Polo es un instrumento, bien podría decir quién le pagó para parodiar a Samuel García y hacer violencia política de género en contra de Flores Carrales. Es sintomático que no toque en sus parodias, bajo ninguna circunstancia, a Adrián de la Garza o Paco Cienfuegos, candidato del PRI medinista a la alcaldía de Monterrey..

Ni censura ni arte, apenas entretenimiento embozado cuyo objetivo no es parodiar sino sobajar una candidatura. Judicialmente, las cosas se le revirtieron a Marco Polo; electoralmente, sus patrocinadores dispararon en vano. No entienden de timing. ¿Cómo promover un video paródico alrededor del 8M-2021? Al final, ayudaron a Clara Luz porque, en esto de sopesar la supuesta censura y el movimiento feminista, se impone la solidaridad, la sororidad.