Tres trabajadores de la salud de Noruega fueron hospitalizados luego de recibir la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca. De acuerdo con las autoridades sanitarias noruegas, los pacientes presentaban hemorragia, coágulos de sangre y un recuento bajo de plaquetas en sangre.

Debido a esta situación, Noruega detuvo la distribución de la vacuna AstraZeneca el pasado jueves 11 de marzo, luego de que Dinamarca tomara medidas similares. Islandia también replicó la decisión.

Presentaron sangrado, coágulos de sangre y recuento bajo de plaquetas

En conferencia de prensa celebrada conjuntamente con el Instituto Noruego de Salud Pública, el médico jefe de la Agencia Noruega de Medicamentos, Sigurd Hortemo, comentó que, hasta el momento, se desconoce si los tres casos están relacionados con la vacuna. Cabe señalar que los tres pacientes hospitalizados tienen menos de 50 años.

Hortemo también comentó que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), el regulador europeo de medicamentos, investigaría los tres incidentes.

Por su parte, Steinar Madsen, director médico de la Agencia Noruega de Medicamentos, explicó a la emisora NRK que los tres pacientes Tienen síntomas muy inusuales: sangrado, coágulos de sangre y un recuento bajo de plaquetas en la sangre

“Están bastante enfermos, nos tomamos esto muy en serio.”

Steinar Madsen

La EMA asegura que la vacuna de AstraZeneca puede seguir administrándose

Sin embargo, en sus análisis de sus datos de seguridad que cubren los casos reportados de más de 17 millones de dosis de vacunas administradas, AstraZeneca dijo que en ningún caso se mostró evidencia de un mayor riesgo de embolia pulmonar, trombosis venosa profunda o trombocitopenia, con niveles bajos de plaquetas.

Un portavoz de la empresa farmacéutica comentó que el número informado de este tipo de eventos para la vacuna Covid-19 de AstraZeneca no es mayor que el número que habría ocurrido de forma natural en la población no vacunada. También aseguró que dichas tendencias o patrones tampoco se observaron durante los ensayos clínicos de la vacuna.

Antes de que Dinamarca y Noruega detuvieran la distribución de la vacuna AstraZeneca, Austria dejó de usar un lote de inyecciones para investigar una muerte causada por trastornos de la coagulación y una enfermedad provocada por una embolia pulmonar.

A pesar de estos casos, la EMA asegura que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca superaron sus riesgos, por lo que podría seguir administrándose.

Fotografía: University of Oxford/John Cairns