Por Félix Cortés Camarillo.

Este mediodía se cumplen 83 años en que un emocionado Lázaro Cárdenas se ganó el mote muy purépecha pero inmensamente mexicano de Tata. Desde el balcón central del Palacio Nacional, el presidente Cárdenas estaba leyendo el decreto mediante el cual se expropiaban las compañías extranjeras -norteamericanas e inglesas, en su mayoría- en favor del Estado mexicano.

Dos constantes en la conciencia colectiva de los mexicanos nacieron ese día. En nuestra educación, esos simbólicos actos resultan al fin de la jornada nacional totalmente falsos. Ni Pedro de Alvarado inventó el salto con garrocha en lo que hoy es cruce de las avenidas Reforma e Hidalgo, ni más adelante en Popotla Hernán Cortés lloró al pie de un árbol, ni lo que fue la calzada México-Tacubaya, antes Tlacopan, merece ahora ser llamada, como pretende la señora pretendiente al poder omnímodo Claudia Scheinbaum, calzada México-Tenochtitlan. Un soberano absurdo.

De la misma manera aquel 18 de marzo surgió la gran mentira de que el petróleo es nuestro, a la par de la fábula de la solidaridad popular. Existen incluso fotografías de las señoras que acudían a Palacio Nacional para entregarle a Tata Lázaro sus anillos matrimoniales y sus gallinas más cebadas, para abonar la indemnización a los extranjeros que habían estado haciendo dinero con el petróleo de México.

Todo es mentira. Como diría en alguna ocasión José Emilio Pacheco, la historia la escriben los vencedores y la novela los vencidos. Y como somos poco duchos en la escritura de las novelas, nos quedamos con los mitos de la historia.

Creo que todo protagonista de novela anda en busca de un padre. Nadie sabe quién es el progenitor de Jean Valjean o de Raskolnikov, ya no se diga de don Quijote. Por eso los mexicanos necesitamos de un Tata cotidiano. Por eso todas las mañanas el presidente López se inviste en nuestro padre, abuelo, guía y líder. Es lo mismo que hará hoy, jueves 18 de marzo al rememorar a Tata Lázaro. Darnos un nuevo padre, un Tata en su persona.

Yo quisiera que hoy, 18 de marzo, pero especialmente en las elecciones de junio, todos recordemos que tenemos madre.

PREGUNTA para la mañanera, porque no me dejan entrar sin tapabocas: señor presidente, con todo respeto: ¿cuántos jueces de distrito se piensa escabechar antes de acabar con la independencia de poderes?

felixcortescama@gmail.com