Toyota Motor Corp recortará parte de la producción durante esta semana en sus plantas de Kentucky, Virginia Occidental y México debido a problemas en la cadena de suministros, informó la compañía este miércoles 17 de marzo. En un comunicado, Toyota señaló que el recorte en la producción se debe a “una escasez de productos petroquímicos”.

Las condiciones meteorológicas severas en Norteamérica —especialmente la tormenta invernal que afectó Texas—, aseguró la compañía japonesa, afectaron su cadena de suministros, por lo que tendrán varios días, turnos y líneas sin producción en las plantas afectadas.

Por su parte, Honda Motor Co también informó que por problemas en la cadena de suministros detendrá su producción en la mayoría de las plantas de automóviles de Estados Unidos —en Ohio, Alabama e Indiana— y su única planta de montaje en Canadá durante una semana a partir del próximo lunes 22 de marzo.

Sector automotriz en crisis por falta de suministros

El sector automotriz en todo el mundo está padeciendo problemas de suministro de microchips, necesarios para la producción de componentes y vehículos, procedentes de Taiwán. Luego de que las ventas de semiconductores crecieron 18 % el año pasado, Zhou Zixue, funcionario de alto rango de la Asociación de la Industria de Semiconductores de China (CSIA), indicó esta semana que la crisis mundial por la escasez de chips no tiene precedentes.

Zhou Zixue recordó que en 1999 hubo una crisis similar en la industria automotriz, pero fue mucho menos severa: “Tenemos que profundizar nuestra cooperación, tenemos que prestar más atención a la innovación. Sólo así, nuestra industria puede controlar los desafíos que enfrentamos”.

De manera similar a Toyota y Honda, a principios de marzo, General Motors anunció que mantendrá la suspensión de parte de producción de vehículos en plantas de Estados Unidos, México y Canadá.

General Motors se vio forzado a reducir hasta finales de marzo la producción de su planta de San Luis Potosí en México, en tanto que las de Fairfax (Estados Unidos) e Ingersoll (Canadá) pararán hasta mediados de abril.

Ford, Tesla, Nissan, Stellantis, Volkswagen y Daimler son otras compañías que también se han visto afectados por los problemas de suministro de componentes.

Fotografía: Toyota