La canciller de Alemania, Angela Merkel informó que para contener una posible nueva oleada de casos de contagios y hospitalizaciones a causa del Covid-19, se aplicará un reforzamiento en el confinamiento durante el periodo de la próxima Semana Santa.

De acuerdo con lo anunciado por la canciller de Alemania, a partir del 1 y hasta el 5 de abril, la mayoría de los comercios deberán permanecer cerrados, además de que los diferentes oficios y actividades religiosas deberán cancelarse en aras de frenar el aumento de pacientes confirmados de Covid-19.

En su anuncio, la canciller alemana también informó que estarán prohibidas todas las reuniones y comidas al aire libre que pretendían llevarse a cabo a lo largo de los 5 días de la Semana Santa señalados.

Alemania se enfrenta una “nueva pandemia” por variante de Covid-19

Como parte del reforzamiento de las medidas de restricción y confinamiento, Angela Merkel dijo que únicamente el día 3 será cuando las tiendas que venden alimentos podrán permanecer abiertas.

Gran parte de las restricciones que entraron en vigor desde finales del año pasado a causa de la pandemia, se prolongarán hasta el siguiente 18 de abril, luego de que se realizó una negociación de casi 12 horas con los estados federados.

En su anuncio ante medios de comunicación, la canciller también dijo que Alemania entró en lo que denominó como una “nueva pandemia“, esto tras exponer que se ha registrado una propagación de las variantes del Covid-19.

Así lo refirió al aseverar que el país se enfrenta ya a una nueva enfermedad de la que afirmó, es más grave que la variante encontrada a finales de diciembre pasado en China, pues dijo que es más contagiosa durante periodos más prolongados de tiempo.

“Tenemos un nuevo virus (…) es mucho más letal, mucho más infeccioso y contagioso durante mucho más tiempo.”

Angela Merkel

Fotografía: Bundesregierung/Bergmann