El juicio en Francia contra la cadena de muebles Ikea, por el supuesto espionaje contra empleados y clientes, inició este 22 de marzo de 2021. De acuerdo con AP y AFP, el juicio contra Ikea en Francia llevó al banquillo a varios de sus antiguos ejecutivos, luego de denuncias de sindicatos comerciales, durante 2012, porque la empresa recopiló datos personales por vías fraudulentas y luego divulgó de forma ilegal la información.

Según los sindicatos, Ikea Francia pagó para tener acceso a archivos policiales que contenían información sobre personas a las que buscaban investigar. La empresa niega haber espiado a alguna persona, sin embargo, Ikea, originada en Suecia, despidió a 4 ejecutivos tras pesquisas de fiscales en 2012.

En específico, una acusación contra Ikea Francia indica que la empresa usó datos no autorizados para tratar de capturar a un empleado que pidió un seguro de desempleo, pero manejaba un vehículo Porsche. Otra acusación explicó que la empresa investigó el registro criminal de un trabajador para discernir cómo es que tenía un automóvil marca BMW, con ingresos “bajos”.

Aunado a esto Ikea Francia tuvo acceso a información de clientes con los cuales estaba en disputa, de forma inapropiada. La empresa se comprometió a cooperar con las autoridades en el juicio.

“Ikea Francia toma muy en serio la protección de los datos de sus empleados y clientes.”

Ikea Francia

Ikea Francia destinada millones de pesos para espionaje

De acuerdo con el exdirector del departamento de gestión de riesgos de Ikea Francia, Jean-François Paris, la empresa destinada entre 530 mil a 630 mil euros al año (hasta 15 millones 448 mil 490 pesos) para investigaciones. El exejecutivo está entre los acusados.

Los otros acusados por el espionaje son los ex directores generales de Ikea Francia, Jean-Louis Baillot y Stefan Vanoverbeke, así como el exdirector financiero Dariusz Rychert, otros gerentes de tiendas y policías.

Fotografía: tomada de video