Los casos de Covid-19 en el Estado de Nuevo León han bajado considerablemente y la posibilidad de que regrese la afición a los estadios regiomontanos en el mes de abril es una situación que cada vez se acerca más y más. Esto ya lo prevén en Tigres, y en el conjunto felino ya se pusieron a trabajar respecto a esta situación.

En dado caso de que la afición regrese al Estadio Universitario y se permita el acceso de aficionados luego del déficit de casos por Covid-19 en el Estado de NL, en Tigres están preparados. Ahora los futbolistas que antes no veían minutos o eran suplentes, no estarán sentados en las gradas del recinto y sí en unas bancas que proporcionaron en el Volcán.

Para que la situación sea mejor entendida, se extendió el lugar para los futbolistas que no son titulares y en el Estadio Universitario se incluyeron bancas extras para los jugadores que no comienzan el compromiso, tanto en el equipo local como en el visitante.

Esto es un paso más a la posible reapertura de los estadios regios, reapertura que sólo se daría si después de Semana Santa los casos por Covid-19 en la entidad siguen bajando.