Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, pidió la liberación de la ex presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, así como de 2 de sus ex ministro, acusando que existe preocupación por “indicios de comportamiento antidemocrático” en el país sudamericano.

El funcionario de Estados Unidos emitió su postura en un comunicado, donde llamó a la liberación de Jeanine Áñez, la cual está acusada de sedición, terrorismo y conspiración, por parte del gobierno de Luis Arce, afín a Evo Morales.

“Estados Unidos está profundamente preocupado por los crecientes indicios de comportamiento antidemocrático y la politización del sistema legal en Bolivia, tras el reciente arresto y detención previa al juicio de ex responsables del Gobierno interino.”

Antony Blinken

Aunque no se refirió directamente a Jeanine Áñez, Antony Blinken sí habló de ex funcionarios y antiguos responsables del gobierno interino de Bolivia, surgido en 2019 tras las elecciones de octubre.

Según el secretario de Estado de Estados Unidos, las detenciones no van con los ideales democráticos de Bolivia y desacreditan los esfuerzos de los servidores públicos, que derivaron en unas exitosas elecciones de 2020.

“Pedimos al Gobierno boliviano dejar claro su apoyo a la paz, la democracia y la reconciliación nacional, al liberar a los ex funcionarios detenidos mientras se desarrolla una investigación independiente y transparente sobre las preocupaciones sobre derechos humanos y debido proceso.”

Antony Blinken

Estados Unidos confía en relación respetuosa con Bolivia

A pesar del llamado, Antony Blinken confió que Estados Unidos y Bolivia seguirán teniendo una relación robusta y respetuosa con el gobierno de Luis Arce.

La Organización de los Estados Americanos pidió la liberación de Jeanine Áñez y sus 2 ex ministros por considerar que el sistema de justicia de Bolivia no puede generar las garantías mínimas de imparcialidad en el juicio.

Durante la visita de Luis Arce a México, coincidió con el presidente López Obrador en exhortar a la OEA a no interferir en los asuntos internos de los países.

Fotografía: Departamento de Estado/ Ron Przysucha