De acuerdo con el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, la fatiga, una de las secuelas más presentadas entre los pacientes recuperados, permanecería en el cuerpo hasta por 6 meses.

Los investigadores encargados del estudio señalaron que la fatiga sufrida como secuela deCovid-19, no es como el cansancio común. Como consecuencia de ello, las personas deben modificar sus rutinas diarias para evitar la grave debilidad física y mental.

La fatiga como secuela de Covid-19 dura hasta 6 meses

La fatiga, definida como la disminución del rendimiento físico y mental debido a cambios psicológicos y sociales del entorno, es una de las secuelas más frecuentes y difíciles de superar tras un contagio de Covid-19.

De acuerdo con el reciente estudio, esta secuela puede permanecer en el cuerpo de 2 semanas hasta 6 meses, cambiando por completo la vida diaria de los pacientes.

“La fatiga se produce tras un mínimo esfuerzo, se prolonga y limita su actividad habitual. Puede hacer que las personas se sientan aburridas y les resulte difícil concentrarse y recordar recuerdos.”

Estudio

Si bien la fatiga como secuela de Covid-19 no afecta a pacientes con condiciones específicas, existen algunos factores que contribuyen a su duración prolongada:

  • Bajos niveles de actividad física
  • Rutinas diarias alteradas a causa del aislamiento
  • Patrones de sueño deficientes
  • Bajo estado de ánimo
  • Ansiedad
  • Episodios de estrés

Recomendaciones para superar la fatiga como secuela de Covid-19

Médicos han enlistado una serie de recomendaciones para ayudar a los pacientes recuperados de Covid-19 a superar la fatiga.

Entre las sugerencias será importante identificar las conductas de fatiga para poder expresarlas y atacarlas con estímulos en la actividad cerebral.

“Las actividades pueden ser físicas, sociales, cognitivas (pensamiento) o emocionales, y algunas pueden ser más agotadoras que otras. Los diarios pueden ayudarte a detectar patrones de fatiga.”

Estudio

  1. Un buen descanso con técnicas de relajación, meditación, lectura, aromaterapia, o un baño prolongado antes de dormir.
  2. Delega actividades, pues no podrás hacer todas tus actividades de inmediato tras recuperarte del coronavirus.
  3. Lleva un diario de actividades y escribe cómo te sientes después de cada actividad que realizas.
  4. Aumenta tu actividad física gradualmente. Puedes iniciar con estiramientos en casa, después una sesión de 10 minutos de ejercicio y caminatas.
  5. Implementa una dieta saludable.

No obstante, los médicos instan a los pacientes a acudir al médico para atender la fatiga prolongada como secuela de Covid-19.

Fotografía: Christian Erfurt / UNSPLASH