Por años, los miles de cruces grabadas en el Santo Sepulcro de Jerusalén han sido un misterio, pues se creía que eran grafitis hechas por peregrinos; sin embargo, durante las remodelaciones del 2018, investigadores se dieron a la tarea de estudiarlas a fondo.

Una nueva investigación por parte de los Arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) que cuenta con tecnología de óptica avanzada para descifrar el misterio tras las cruces grabadas en el Santo Sepulcro de Jerusalén permite crear imágenes digitales en 3D para poder examinarlas de cerca.

A las imágenes recreadas de las cruces de Jerusalén se les aplicaron diferentes filtros y tipos de luces para examinar a detalle los símbolos grabados hace miles de años, revelando que todas las grabaciones tenían la misma profundidad.

Las cruces del Santo Sepulcro fueron hechas por albañiles

De acuerdo a la investigación comandada por Amit Re’em, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel con ayuda de Moshe Caine, del Departamento de comunicación fotográfica del Hadassah Academic College Jerusalén, revelaron que las cruces grabadas tenían un sello de dos o tres artistas albañiles.

De acuerdo con Re’em, serían los peregrinos quienes le pagaban a la iglesia que, a su vez les pagaban a estos artistas albañiles para que grabaran dentro del Santo Sepulcro de Jerusalén esa marca.

El grabado de estas cruces en el Santo Sepulcro de Jerusalén, lugar dónde la religión católica asegura que fue crucificado Jesús y dónde, posteriormente se colocó su cuerpo, aunque ahora la tumba yace vacía, de acuerdo a los expertos, podrían datar del siglo XV.

“Le pagas algo al sacerdote, le pagas algo a este artista especial que lo grabe por ti para el beneficio de tu alma y la de tus familiares. Él grabó para ti una cruz especial en uno de los más sagrados lugares del cristianismo en la Tierra y eso es. Este es, desde nuestro punto de vista, la explicación para este fenómeno único.”

Amit Re’em

Con información de CNN y Reuters.

Fotografía: