Por Félix Cortés Camarillo.

En Chicote un agasajo postinero,

con la crema de la intelectualidad…

Agustín Lara, Madrid

Cuando usted vaya a Madrid no deje rincón sin visitar, todos son bellos. Tendrá que ir a la Puerta del Sol, la Plaza Mayor y el barrio de Lavapiés, que es más castizo que la calle de Alcalá, entre otros obligados sitios.

Pero si le interesa el mundo en que vivimos y es mexicano, no deje de plantarse frente a la Puerta de Alcalá, que ahí está, ahí está. Mirando la reliquia que marca la salida hacia el norte de la capital española, gire la cabeza hacia la derecha y verá el Parque del Retiro, lugar de recreo dominical de los madrileños; hacia la izquierda comienza la calle de Serrano, verdadero centro del comercio caro en España. Ahí están las perfumerías exclusivas, las joyerías de piezas únicas, y las tiendas de bolsos para dama de tres mil dólares. Los bolsos.

Es el corazón del barrio de Salamanca, que junto con el Viso es uno de los más lujosos de la zona metropolitana madrileña; al cabo de Serrano está la embajada de los Estados Unidos. La parte comercial de esa calle es llamada la milla de oro, aunque mide menos que eso, y en un principio se llamó avenida de los palacetes. Ahí vivieron Pérez Galdós y Gregorio Marañón, en cuya casa se dice que se firmó la salida del rey Alfonso XIII -llamado El Africano– que marcó en el inicio de la segunda república. Pero ese es otro asunto.

El barrio de Salamanca, y cuando se puede la calle de Serrano, son el objetivo principal hoy en día de los hombres de dinero de México. Los corredores de bienes raíces madrileños actualmente cierran operaciones vía electrónica, y sus clientes mexicanos sólo esperan que la pandemia ceda y ellos puedan viajar a admirar sus recién adquiridas propiedades. Se ha desatado un furor por los mexicanos adinerados por comprar pisos y edificios enteros en la zona. Los departamentos, esto es los pisos, miden a partir de 150 metros cuadrados, dimensiones desusadas en la Europa actual, y sus precios van de los cuatro a los doce millones de euros: haga sus cuentas y consulte a su banco. Hay algunos departamentos que tienen piscina y naturalmente el precio es mayor en tanto más se acercan los balcones a los pisos altos sobre la acera norte de Serrano, que es la banqueta hot.

En todo esto, hay un fenómeno que los corredores de bienes raíces refieren. Los mexicanos están sustituyendo como clientes a los venezolanos. De la misma manera que los que hicieron fortuna con el auge petrolero en el país del Arauca vibrador, y luego se enriquecieron más con la política, comenzaron a invertir sus dólares en Miami y posteriormente en España, con el arribo del chavismo intensificaron la salida de sus bolívares hacia esos sitios, eso es lo que están haciendo los mexicanos con dinero de sobra.

Los ricos venezolanos aparentemente ya se acabaron o están en el gobierno; los mexicanos no, y están atemorizados por el curso de su gobierno y comprando propiedades en Madrid.

En el barrio de Salamanca.

PREGUNTA para la mañanera, porque no me dejan entrar sin tapabocas: señor presidente, con todo respeto: su renuencia a vacunarse contra el Covid 19 ¿tiene que ver con el hecho de que en México se aplica -cuando llega- la vacuna Astra-Zeneca y las eventuales complicaciones que ha causado a algunos, muy pocos, pacientes que la han recibido?

felixcortescama@gmail.com