Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

Recientemente el candidato del PRI a la alcaldía de Monterrey, el medinista Francisco Cienfuegos, introdujo fuertemente en su campaña a su esposa, Lucía: “Estamos llegando a todas las casas de Monterrey junto con mi esposa Lucía Todd. Este es el trabajo de hechos y propuestas que beneficiarán a cada familia regiomontana”.

“Así empezamos / Así vamos. Y seguimos siendo el mejor equipo. Lucía Todd.”

Desde hace tres años el candidato de Movimiento Ciudadano, Samuel García, impuso una modalidad en las campañas electorales, esto es, hacer propaganda junto con Mariana Rodríguez. Este 2021, Samuel descubrió la enorme penetración política de su esposa. Ya no se trata de “socialité”, se trata de sociedad. Como influencer, Mariana ha resultado un apoyo invaluable a la candidatura de su esposo.

La relación pública de Samuel y Mariana es un homenaje al kitsch, a la cursilería y, sin embargo, sus excesos amorosos nunca se ven impostados, al contrario, la naturalidad los envuelve: “si dos se besan el mundo cambia”, escribió Octavio Paz.

Esta elección es una elección sin pareja. Lo de Samuel y Mariana es una singularidad. A Clara Luz Flores no le conviene mostrarse con Abel Guerra, ambos lo saben y lo aceptan y eso, paradójicamente, es la mayor demostración de lo que significa ser pareja. Tanto Adrián de la Garza como Fernando Larrazabal tienen ex esposa o están separados. Víctor Fuentes nunca ha hecho una campaña de pareja, aunque cuando es necesario muestra su rostro familiar. Y, precisamente, incluyendo a su pareja, Luis Donaldo Colosio Riojas propicia la familia.

Mariana Rodríguez es una influencer y le llueve de todo, ya está acostumbrada porque su éxito también se basa en la polémica. Yo no sé si le convenga a Paco emular a Samuel en el tema de parejas. Lo que sí sé es que Lucía se expone a las campañas negativas, a la guerra sucia y a la bestialidad de las redes sociales. ¿Está preparada para eso? Cienfuegos abrió la puerta: cualquiera puede entrar.

Paco pierde votos femeninos…

Una campaña política no admite torpezas. A nivel mundial es la hora de las mujeres. Afrenta, agravio, insulto…

“El 31 de julio de 2011, Brenda Damaris González Ortiz, de 25 años, fue secuestrada luego de un accidente vial sucedido en el municipio de Santa Catarina. Desde entonces se desconoce su paradero. Por ella y por otras muchas mujeres desaparecidas, en el 2019 se pintó un mural en la calle Juan Ignacio Ramón, del centro de Monterrey. El mural tenía como motivo principal el rostro de Brenda Damaris, pero incluía los nombres de muchas mujeres también desaparecidas.

“Contra lo que podría suponerse, durante el tiempo en el que el mural estuvo visible, fue respetado y no sufrió mayor vandalismo que el deterioro normal en una obra de este tipo, expuesta a la intemperie. Sin embargo, lo que los vándalos y los elementos respetaron, no tuvo suerte contra la intensa campaña de marketing electoral que se despliega en Monterrey.

“De pronto, hace unos días, el mural fue cubierto con pintura roja y sobre ella se inscribió propaganda política del candidato de la coalición ‘Va Fuerte por Nuevo León’ (PRI y PRD) a la alcaldía de Monterrey, Francisco Cienfuegos.”

¿Qué respondió Paco ante esta violencia de género, ante su vandalismo? Patriarcal, con el desprecio de un comunicado, aseguró: “No deja de ser una falta de sensibilidad para con el tema, por lo que en mi nombre y en nombre de ellos ofrezco una disculpa pública y me comprometo a reponer el mural”.

“Reponer el mural”. Insensible, Cienfuegos contesta con otro insulto.