Sin emitir detalles, el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que este sábado visitaría la Refinería de Cadereyta, en Nuevo León.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario federal señaló que estaría trabajando al interior de las refinerías, incluyendo la de Tula, en HidalgoSalamanca, en Guanajuato; y Madero, en Tamaulipas.

“Voy a estar trabajando al interior de las refinerías: refinería de Tula, refinería de Salamanca, refinería de Cadereyta y refinería de Madero, adentro, con los técnicos”, informó durante la mañanera.

No obstante, cuestionado sobre su itinerario, descartó dar más datos, al indicar que esto provocaría que gente se acerque y se trasforme en un acto político, prohibidos por el Instituto Nacional Electoral de cara a las elecciones del próximo 6 de junio.

“Como estamos en veda electoral no puedo hacer ningún acto público”.

“Lo mismo, si informo dónde voy, pues la gente que quiere ser escuchada, atendida y lo merece, o quiere verme, pues va a donde estamos y ahí se hace un acto siempre, una concentración, a veces hasta mítines, entonces no se puede”, agregó.

En agosto pasado, López Obrador visitó las instalaciones para supervisar el avance de los trabajos de rehabilitación y modernización de la planta la cual, aseguró, contamina por debajo de la Norma Ambiental, estatal y federal.

Resaltó que en los últimos dos años se han invertido más de 4 mil millones de pesos en este concepto.

“Que bien que al mismo tiempo que se está incrementando la producción de combustible, que se está eficientando la producción en Cadereyta, se esté cuidando de no contaminar el medio ambiente”.

“Se pueden hacer las dos cosas cuando se trabaja con responsabilidad…el gobernador (Jaime Rodríguez) nos ha planteado esta demanda y aquí ya se informó que estamos abajo de la norma, pero tenemos que seguir invirtiendo para que no haya ni corrupción ni contaminación, para que no se afecte el medio ambiente”, manifestó.

José Manuel Rocha Vallejo, subdirector de Productos Petrolíferos, detalló que no se rebasan los límites permitidos de emisiones de azufre, bióxido de nitrógeno, PM2.5, ni PM10.

De manera adicional se trabaja en sustituir el combustóleo por gas natural como combustible en las calderas.