El Congreso de la CDMX aprobó la nueva Ley de Salud con lo que las mujeres pueden interrumpir su embarazo hasta la semana 20 en caso de violación sexual. Anteriormente, el embarazo se interrumpía en la semana 12, ahora, pasó a la semana 20, sin necesidad de que exista una denuncia por la violación.

Y aunque esa fue una de las reservas que presentó Lobo Román y el panista Christian Von Roehrich, fue rechazada por los legisladores y quedó firme.

La nueva norma quedó estipulada en el artículo 6 fracción XXV de la nueva Ley de Salud de la CDMX, que se aprobó con 45 votos a favor por 12 en contra: Las mujeres con hasta 20 semanas podrán acudir a un Centro de Salud a practicarse la interrupción voluntaria del embarazo, sin importar si la víctima denunció la violación sexual.

De esta manera, según los términos de la NOM-046-SSA2-2005, los médicos deberán dar atención y no estará obligado a verificar el dicho de la mujer sobre si fue víctima de una violación.

Además, se basa en los lineamientos generales de organización y operación de los servicios de Salud para la interrupción del embarazo en la CDMX. Su última actualización fue el 25 de abril del 2018, y establece en su Capítulo III De la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), las 20 semanas de gestación para practicar un aborto en caso de violación.

¿Y, si una mujer menor de 12 años solicita la interrupción del embarazo?

Si la solicitante es una menor de 12 años de edad, deberá ser a solicitud de su padre o madre, o falta de éstos, de su tutor o conforme a las disposiciones jurídicas aplicables.

Hoy en día, en la Ciudad de México la interrupción legal del embarazo se permite dentro de las primeras 12 semanas, incluido la causal de violación.