La Secretaría de Gobernación reivindicó la lucha de los jóvenes que el jueves 10 de junio de 1971, el llamado Halconazo, salieron a demandar espacios de participación democrática y a protestar contra la represión de los gobiernos de los presidentes Gustavo Diaz Ordaz en 1968 y de Luis Echeverría, a través de grupos paramilitares.

La ceremonia estuvo encabezada por la secretaria Olga Sánchez Cordero, el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, quien recordó que en estas mismas oficinas que hoy albergan a la dependencia federal, desfilaron los principales “represores” de México.

Mencionó a Mario Moya Palencia, Fernando Gutiérrez Barrios, Luis de la Barreda y Miguel Nazar Haro, que en coordinación con las autoridades del entonces departamento del Distrito Federal, Alfonso Corona del Rosal en 1968 y Alfonso Martínez Domínguez, llevaron a cabo todo tipo de abusos contra el movimiento estudiantil, como fue el llamado halconazo.

“En este lugar donde se crearon instituciones como la Dirección Federal de Seguridad, la Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales, donde se diseñó una política contra insurgente para reprimir cualquier disidencia o inconformidad en nuestro país”, expresó Alejandro.

“En este espacio queremos reivindicar la memoria del movimiento estudiantil reprimido, reivindicar la memoria y dignidad de los 37 estudiantes asesinatos, de los cientos de detenidos y ratificar nuestro compromiso con la verdad y con la justicia”, agregó.

Hechos no quedarán en el olvido

En este marco, reiteró el compromiso del gobierno del presidente López Obrador de que esos hechos no queden en el olvido.

“Y seguiremos trabajando con las víctimas, con los sobrevivientes de estos hechos para esclarecer los actos de violencia del estado mexicano durante un régimen autoritario que socavaba cualquier posibilidad de expresión opositora en nuestro país”, puntualizó el funcionario.

Además, destacó que ese movimiento estudiantil permitió transitar a la democracia, más adelante la alternancia política y hoy muchos jóvenes de esa generación forman parte del proyecto de transformación.

“En memoria de ellos ratificamos nuestro compromiso e insistimos: 10 de junio no se olvida”, dijo el subsecretario de Gobernación.

Toque de silencio

En la ceremonia, los funcionarios encabezaron el toque de silencio en memoria de los jóvenes muertos durante la movilización que tuvo lugar en 1971, particularmente sobre la calzada México-Tacuba.