Hombres armados atacaron a un convoy de Fuerza Civil, cuando estaban revisando un vehículo sospechoso en una brecha del municipio de Bustamante, Nuevo León. Durante las acciones, uno de los policías estatales terminó con una herida en uno de sus pómulos, al ser alcanzado por una esquirla. Los delincuentes lograron escapar, debido a que una de las unidades se descompuso en el trayecto por terracería y no querían dejar solo a sus compañeros.

Las autoridades estatales, informaron que los hechos se reportaron a las 8:00 horas del sábado, en una brecha ubicada en los límites de Bustamante y Villaldama, al norte del estado. Indicaron que desde hace varios meses se incrementaron los patrullajes en esta zona, debido a los hechos delictivos que se han registrado constantemente. Esto debido a una lucha por el control de la zona norte del estado entre dos grupos de la delincuencia organizada.

Según los informes, los elementos de Fuerza Civil en ese momento realizaban la revisión de un vehículo en el entronque de Bustamante rumbo a Villaldama. Repentinamente, de entre los matorrales salió una camioneta tipo Chevrolet Silverado, en la cual viajaban al menos unas seis personas.

Los pistoleros sorprendieron y dispararon contra los uniformados estatales, quienes rápidamente repelieron la agresión. Las unidades recibieron varios impactos de arma de alto poder. Desafortunadamente una de las esquirlas salió rebotada e impactó el pómulo derecho de uno de los oficiales.

Tras esto iniciaron una persecución por la brecha paralela a las vías del tren, en el municipio de Bustamante, misma que finalizó metros más adelante al sufrir una falla mecánica la unidad policiaca.

Los sujetos escaparon a bordo de una camioneta tipo Silverado en color blanco que no traía placas de circulación. A pesar de que llegó el apoyo inmediato al sitio, no fue posible ubicar a los sospechosos.