La calificadora Standard & Poor’s ratificó la calificación “BBB” con perspectiva negativa para México, este 15 de junio. De acuerdo con Standard & Poor’s, la calificación con perspectiva negativa significa la posibilidad de que esta baje el próximo año, por un perfil fiscal más débil dados los riesgos extrapresupuestuarios.

Uno de estos riesgos, principalmente, viene de Pemex, por una base tributaria no petrolera comparativamente baja y menos espacio fiscal, según Standard’s & Poor’s. Con esta calificación ya van 7 ratificaciones de la deuda soberana de México, en la primera mitad de 2021, según el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio.

El subsecretario dijo que Standard & Poor’s “destacó el trabajo del Gobierno de México” con el sector privado, para implementar 2 paquetes de infraestructura y resaltar el compromiso con la prudencia fiscal, para mantener la deuda estable.

Arturo Herrera habla de calificación de Standard & Poor’s

De la misma manera, Arturo Herrera, secretario de Hacienda, reconoció que la calificación soberana de Standard & Poor’s cierra el ciclo de revisiones de las 3 calificadoras, junto con Moody’s y Fitch, otras agencias que emiten calificaciones crediticias para México.

Standard & Poor’s aseguró que la actual administración de Andrés Manuel López Obrador mantendría “una gestión macroecónomica cautelosa”, para mantener la deuda neta del gobierno en un 48% del PIB, en los próximos 3 años. Es decir, a niveles estables.

Según Standard & Poor’s, un desempeño débil de la economía complicaría la ejecución de políticas públicas. Pero en contraste, una gestión eficaz que mejore la confianza mitigaría la “debilidad estructural” de las expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México.

Standard & Poor’s cerró asegurando que puede bajar la calificación si se debilitan las finanzas públicas, derivado del manejo de los complejos desafíos fiscales que se relacionan con Pemex o con las iniciativas gubernamentales y su presión al entorno empresarial.