Un hombre fue ejecutado a balazos mientras que otro resultó lesionado, al ser atacados por dos moto-sicarios que se dieron a la fuga a toda velocidad, al norte de Monterrey. Los hechos sangrientos ocurrieron a las 16:15 horas de este sábadoen el cruce de las calles Queriendo entre Terileno y Minería, en la colonia Unidad Las Pedreras.

Socorristas de la Cruz Roja acudieron al sitio donde reportaban personas heridas por arma de fuego, al llegar y revisar a las víctimas constataron que una de ellas ya había muerto y el otro estaba herido.

El ejecutado, que no fue identificado por las autoridades en el lugar pese a que había familiares presentes, era de unos 25 años de edad, moreno, de 1.70 de estatura. Además, era calvo, delgado, vestía short de mezclilla, playera negra, a quien a simple vista no se le apreciaron las heridas debido a la posición del cuerpo.

Mientras el lesionado, que tampoco fue identificado es de unos 55 años de edad, presentaba dos impactos en la espalda, uno más en el glúteo derecho, y fue llevado en la ambulancia de la Cruz Roja al Hospital Universitario.

De acuerdo con las primeras versiones de los hechos, se informó que los dos hombres se encontraban afuera del domicilio marcado con el número 9552 de la calle Queriendo. Por el lugar pasaron los sicarios en motocicleta, quienes al tener en la mira a sus objetivos comenzaron a dispararles en repetidas ocasiones.

El hombre de 55 años de edad, alcanzó a entrar al domicilio con tres heridas por arma de fuego, mientras que el joven quedó sin vida al exterior de la casa. Los delincuentes escaparon del sitio a toda velocidad, con rumbo desconocido hasta el momento para las autoridades.

Agentes de la Policía Ministerial del grupo de homicidios y elementos de Fuerza Civil acudieron al domicilio donde se efectúo la agresión a balazos. Debido a que los familiares del ahora occiso y herido cayeron en una crisis de histeria, les fue prácticamente imposible entrevistarlos de manera inmediata.

Elementos del departamento de servicios periciales de la FGJ, llegaron al lugar de hechos e iniciaron el levantamiento de evidencias, de las cuales recogieron diversos casquillos de arma corta. La muerte violenta del joven y del herido estaría ligadas a la delincuencia organizada, esto por la presunta venta de estupefacientes en el sector norte de la ciudad.