La dirección de Protección Civil de Nuevo León alertó a la ciudadanía por la llegada para este lunes de temperaturas de 42 grados o más. Esto por la entrada de una onda de baja presión aunado a la llegada de humedad proveniente del Golfo de México.

Las ardientes temperaturas que se vivirá en Monterrey y su área metropolitana serán tan altas que la sensación térmica ira de los 38 hasta los 48 grados Celsius.

En la zona norte de la entidad se pronostican temperaturas máximas de 36 a 40 grados centígrados, mientras que la sensación térmica será de 38 a 42 grados Celsius.

Mientras que en la zona oriente las temperaturas irán de los 35 grados hasta los 39 grados Celsius, pero la sensación térmica será de entre 38 a los 43 grados Celsius.

De acuerdo con la información emitida por las autoridades, el calor se sentirá con fuerza este lunes en la zona citrícola con temperaturas de entre 33 a los 38 grados Celsius y la sensación térmica será de 38 hasta los 42 grados.

Finalmente, en la Zona Metropolitana las temperaturas máximas irán de los 33 a los 36 grados Celsius y sensación térmica será de entre 38 hasta los 43 grados.

“Se recomienda que de 11 de la mañana a 5 de la tarde puedan esta,r las personas que trabajan en la intemperie, (con) la mayor protección posible, bien hidratados y que tengan periodos de descanso para recuperar el cansancio que se pueda generar y evitar los golpes de calor”, señaló Miguel Perales de Protección Civil del Estado.

Esta situación que prevalecerá en la entidad es un riesgo demasiado alto para los incendios forestales, informaron las autoridades. Por esto mantendrán una vigilancia continua con la intención de atender rápidamente cualquier eventualidad que se presente.

“Estamos tomando muchas medidas preventivas. Estamos coordinando anticipadamente con los 51 municipios del Estado de Nuevo León, con los cuerpos de auxilio y obviamente estaremos monitoreando para poder estar detectando los registros de estas altas temperaturas”, puntualizó.

La Secretaría de Salud alertó también a los ciudadanos para mantenerse alejado de las inclemencias del sol y así evitar los llamados golpes de calor. Además de mantener hidratados a los menores de edad y adultos mayores, quienes son las personas más sensibles a estas temperaturas.