A Samuel García ya lo pusieron, antes de tomar posesión, contra las cuerdas: o se ablanda o se endurece. El término medio parece no estar en el horizonte.